Compartir

Rajoy fracasó este miércoles en la primera votación de la sesión de investidura al conseguir 170 votos a favor, es decir, a seis de la mayoría absoluta. Pese a que el candidato del PP tiene opciones de salir elegido presidente este viernes en segunda votación, el “no” rotundo del PSOE hace poco probable que haya “partido de vuelta”, como algunos han sugerido en la tribuna parlamentaria.

A partir de este momento, se abre un escenario tumultuoso que parece tener un destino claro: terceras elecciones. Eso sí, hay algunas circunstancias que podrían hacer cambiar ese sino preocupante para la sociedad española.

Las elecciones gallegas y vascas, que tendrán lugar el próximo 25 de septiembre, tendrán mucho que ver en esos posibles cambios. El éxito o fracaso del PSOE en esos comicios provocaría una presión muy elevada de sus detractores, que conseguirían un suculento argumento para intentar derribar a Sánchez de la secretaría general en un comité federal, algo que esperan como 'agua de mayo' en el PP.

También es importante lo que pase en esas elecciones vascas para saber lo que ocurre con el PNV. Sus cinco diputados harían insuficientes una mayoría absoluta y haría que Rajoy necesitara alguna abstención anónima en caso de presentarse a otra investidura. En la cámara no lo descartan, más aun viendo el historial del PP con los pactos nacionalistas.

Desde Podemos, eso sí, insisten en intentar evitar a toda costa todos esos posibles escenarios y sentarse a negociar un posible gobierno sin el PP. ¿Complicado? Sí. ¿Por qué? Porque alguien tendría que ceder. Ciudadanos y la formación morada no pretenden entenderse y el PSOE tiene un grave problema con los independentistas (no al referéndum) que impide el desarrollo normal de las negociaciones.

Por último, y la menos probable de todas las posibilidades, un gobierno del PP sin Rajoy. Con el resultado electoral conseguido, el líder popular reforzó su imagen y poder en Génova y parece difícil. Eso sí, muchas voces creen que esa marcha del presidente del Ejecutivo en funciones facilitaría acuerdos con el PSOE.