Compartir

El presidente de la República, Sergio Mattarella, y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, asisten este sábado en Ascoli Piceno al primer funeral de Estado de 35 de las víctimas fallecidas en el terremoto de esta semana.

Para el solemne acto, organizado en un polideportivo adyacente al Hospital Mazzoni de esa localidad de Las Marcas, donde se han dispuesto los féretros de los fallecidos. 

Es el primer funeral oficial que se celebra en Italia, que está de luto nacional por el seísmo.

El funeral de Estado está presidido por el obispo Giovanni D'Ercole y asisten familiares de las víctimas y miembros del equipo de rescate.

El número de muertos por el terremoto que afectó en la madrugada del miércoles al centro de Italia se ha elevado hasta los 283 según los últimos datos oficiales. Bajo los escombros continúa la búsqueda de supervivientes, aunque el tiempo juega en contra.

De momento han sido identificadas 218 víctimas mortales, todas ellas de las localidades de Amatrice y Accumolil (Lazio), según el balance ofrecido por el responsable de Protección Civil, Luigi D'Angelo.