Compartir

La imagen de Omran, un niño de 5 años, esperando en a ser atendido en una ambulancia se ha convertido en icono del horror vivido en la ciudad siria de Alepo.

El pequeño aparece con el rostro cubierto de sangre y polvo tras ser herido y rescatado de una vivienda bombardeada en el barrio de Al Qatergui.

La imagen es un fotograma de un video publicado por los activistas del Centro de Información de Alepo. El vídeo muestra a uno de los miembros de la Defensa Civil saliendo de entre los escombros de la vivienda con el menor.

Seguidamente, se ve al niño sentado en la ambulancia. En un determinado momento se toca la cara y observa con sorpresa la sangre de su mano, la cual restriega sobre el asiento para limpiarse.

Este caso recuerda al de Aylan Kurdi, el niño kurdo ahogado en la playa turca de Bodrum y que dio la vuelta al mundo. Esa imagen se convirtió en un símbolo de la tragedia de los refugiados sirios que intentan llegar a Europa.