Compartir

Un ciudadano de 48 años y origen iraquí ha sido detenido a primera hora acusado de posesión de explosivos. Al parecer, tenía intención de atentar durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que esta semana se celebra en Cracovia (Polonia). El hombre ha sido detenido en un hotel y ahora la policía investiga a posibles cómplices por si se estaba preparando un ataque coordinado.

El ciudadano habría entrado al país desde Suiza y después de haber sido expulsado de Suecia.

La ciudad se ha blindado ante la inminente visita del Papa Francisco que los próximos días recorrerá diferentes puntos. 20.000 policías velarán por la seguridad de los cientos de miles de peregrinos de todo el mundo que se espera acudan al país entre los días 27 y 31 de julio.

Para la detención de este ciudadano ha sido imprescindible la colaboración de los servicios de inteligencia extranjeros. Parece que con esta detención el país demuestra que está preparando ante cualquier eventual ataque.