Compartir

El ataque de Anscbach, al sur de Alemania, en el que un hombre se ha hecho estallar hiriendo a doce personas, sí ha sido perpetrado por el autodenominado Estado Islámico. La organización criminal ha reivindicado el atentado. Además, durante los registros, la Policía alemana halló en el móvil del suicida un vídeo en el que declara lealtad al IS.

La hipótesis terrorista se manejó desde un  primer momento. El ataque se produjo en la noche del domingo y pudo haber sido una matanza de haber logrado el terrorista el objetivo de entrar en el recinto del festival en que se reunían 2.500 personas. Al no tener entrada se quedó fuera y fue en la entrada donde hizo estallar el explosivo.

La Policía encontró más explosivos en la habitación que ocupaba en un albergue y material con el fabricar bombas caseras similares a las que presumiblemente ha hecho estallar.

Se trata de un solicitante de asilo sirio de 27 años sobre el pesaba una orden de expulsión a Bulgaria que no se había ejecutado. Además, había intentado suicidarse antes dos veces.