Compartir

Un solicitante de asilo de 27 años ha muerto en la noche del domingo en la localidad alemana de Ansbach, al sur del país. El hombre hizo detonar un explosivo en las cercanías de un festival de música al aire libre, con la clara intención de matar más gente. Su acción ha dejado doce heridos.

El hombre intentó entrar al festival, pero no lo lo logró al no llevar entrada. La explosión se produjo en torno a las 22.00 de la noche, y la policía acordonó toda la ciudad ne medio de un  ambiente general de caos y miedo. El festival fue suspendido y todos los visitantes abandonaron el recinto.

Las autoridades se encuentran aún investigando el suceso, pero las primeras hipótesis apuntan al atentado terrorista. El ministro del Interior de Baviera, Joachim Hermann, explicó en una rueda de prensa que se está investigando el entorno y contactos del hombre. Señaló también que que se trata de un hombre con antecedentes y que tampoco se puede descartar que quisiera suicidarse, puesto que ya lo había intentado con anterioridad.