viernes, 14 agosto 2020 16:57

El autor del tiroteo de Múnich era víctima de acoso escolar

Alí David Sonboly no es islamista. Tampoco víctima de las desigualdades: sus padres, un taxista iraní y una dependienta, forman parte de esa comunidad de inmigrantes integrada desde hace años en Alemania y que hoy por hoy conforman una modesta clase media. Se sabe que sus padres, de hecho, están tan afectados que ni siquiera se les ha podido interrogar todavía. ¿Qué pude llevar a un joven de 18 años a perpetrar una matanza?

Si hay una cosa clara es que fue una acción planificada. No solo por la abundante documentación que la Policía bávara requisó durante el registro de su piso. Documentación sobre matanzas perpetradas en solitario, como la matanza de Utoya en Noruega. Sino también porque se sabe que trató de hacer la matanza lo más extensa posible haciendo un llamamiento a través de Facebook.

Alí David Sonboly usurpó la cuenta de una compañera suya, Selina Akim, y convocó a sus amigos al McDonald's. “Nos vemos en el McDonald's, os invito a comer siempre que no sea algo demasiado caro“, escribió como si fuera ella. Una trampa para llevar a cabo su venganza.

Alí David Sonboly quería vengarse. Según recogen la prensa alemana o el diario el Mundo sus compañeros en el colegio Alfons Mittelschule certifican que era víctima de acoso escolar. Lo ha sido durante años en los que le pegaban y le humillaban. Una vecina suya, de 15 años y asistente al mismo colegio, cuenta al diario El Mundo que una vez estalló y proclamó sus intenciones de venganza:Un día os enteraréis todos. Un día llevaré a cabo una matanza”, les dijo, ante la incredulidad general.

Ahora, entre los muertos, se cuentan varios jóvenes de edades parecidas a la suya: chicos y chicas de 14, 17, 20 años…