Compartir

Mazazo para el atletismo ruso. El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) ha rechazado la apelación presentada por el Comité Olímpico Ruso y 68 atletas contra la sanción impuesta por la IAAF de participar en competiciones internacionales, lo que deja al atletismo ruso fuera de los Juegos Olímpicos de Río 2016.

La Federación Internacional de Asociaciones de Atletismo (IAAF) sancionó al atletismo ruso a mediados de junio por sus infracciones en el reglamento antidopaje. Un informe de la Agencia Mundial Antidopaje, AMA, puso al país en el ojo del huracán al denunciar que “operó un programa de dopaje patrocinado por el Estado” en los Juegos Olímpicos de Sochi, en 2014. El sistema habría funcionado de forma continuada entre 2011 y 2015.

Según las investigaciones, un laboratorio de Moscú sustituía sistemáticamente las pruebas de los deportistas para ocultar el dopaje. La investigación parte de las declaraciones del exdirector del laboratorio ruso, Gregory Rodchenkov, quien confesó que los servicios secretos rusos orquestaron un amplio programa para sustituir las muestras de los atletas dopados.

La sentencia del TAS expresa lo siguiente: “Dado que la Federación de Atletismo Rusa está actualmente suspendida como miembro de la IAAF, sus atletas no satisfacen las condiciones del reglamento y no son seleccionables para las competiciones que se disputen bajo las reglas de la IAAF. Estas competiciones incluyen las pruebas de atletismo de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro”.

Ahora hay que esperar a la reacción de Vladimir Putin, que ya dijo en su día que la situación que estaba viviendo la potencia olímpica era “injusta e incivilizada”.