Compartir

El holding empresarial Baraka ha cerrado un acuerdo de compra por el mítico Edificio España ubicado en la Plaza de España de Madrid a su actual propietario, el grupo chino Wanda. El acuerdo sería por un importe superior a los 265 millones de euros que pagó en su día, en 2014, el magnate chino por el edificio.

En los últimos meses Wanda y el Ayuntamiento de Madrid han protagonizado un duro conflicto a cuenta del edificio. Mientras el grupo chino quería desmontar la fachada del edificio alegando que se encontraba en mal estado, el Ayuntamiento de Madrid se ha negado a tramitar las licencias pertinentes al considerar que se trata de un edificio histórico ligado a la imagen de la ciudad. Durante meses se han producido reuniones entre las partes para negociar alternativas.

Wanda pretendía convertir el edificio en un hotel de lujo y un centro comercial, un proyecto del que desistió ya hace unos meses por sus diferencias con el gobierno municipal.

El grupo Baraka, ligado al empresario  Trinitario Casanova y con sede en Murcia, se dedica a la promoción de viviendas, la explotación de supermercados e incluso las operaciones financieras. Se desconoce qué uso tendrá ahora el edificio y cuáles son los planes del grupo.