Compartir

La Fiscalía General del Estado no ve delito en el contenido de las conversaciones entre Jorge Fernández Díaz, y el exdirector de la Oficina Antifraude de Cataluña, Daniel de Alfonso.

El ministro de Interior no será investigado, ya que de la conversación “no se desprenden indicios suficientes para iniciar una investigación penal por preconstitución falsa de pruebas, por prevaricación administrativa, ni por los restantes tipos penales”, por los que Fernández Díaz fue denunciado por ERC.

Sin embargo, la Fiscalía ha encargado a las Fiscalías de Madrid y Barcelona respectivamente valorar si se cometieron delitos de revelación de secretos y de malversación de fondos públicos por otras personas en relación con estos hechos.