Compartir

Regeneración y participación del PSOE. Estas son las dos claves sobre las que pivota la posible participación de Ciudadnos en un Gobierno tras del 26J. Un equilibrio en el que la formación quiere mostrarse como una organización política responsable y clave para conferir estabilidad, pero al mismo tiempo mantener el espíritu de renovación y cambio que impulsa a muchos de sus votantes.

Con 32 diputados y 3,5 millones votantes su voto tampoco resultará determinando por lo que Rivera está trasladando la responsabilidad final de negociar al PSOE. Además, le pide al PP voluntad de reformas que puedan justificar un apoyo ante su electorado: las diputaciones, la ley electoral, la corrupción o las competencias estatales estarán sin duda encima de la mesa. En cualquier caso la de hoy será un primera toma de contacto para pulsar los ánimos, especialmente tocados tras las campaña. Rivera ha hecho de la presencia figura de Mariano Rajoy un símbolo del pasado y la gestión fallida del PP, y el líder los 'populares' no parece dispuesto a  sacrificarse.

En realidad, tanto Rivera como sus consejeros creen que la opción más probable será un Gobierno en minoría, y aunque quieran pactar reformas a cambio de su apoyo o abstención, su máxima prioridad es evitar unas terceras elecciones.