Compartir

Imanol Arias se llevó 290.000 euros a Suiza por las amenazas que sufrió de la banda terrorista ETA en el pasado. Según publica 'El Confidencial', que ha accedido a la grabación en la que declara el actor ante el juez instructor del caso Nummaria, el protagonista de 'Cuéntame cómo pasó' apuntó que no se trataba de un tema “estrictamente personal” sino que había “una amenaza a mi patrimonio”.

En esa grabación, Arias reconoce su actuación pero señalando que lo hacía con la confianza de todo lo que hacía era legal. La primera vez que llevó dinero fuera fue “en 1998”, fecha en la que no recibe ofertas de trabajo y se encuentra “parado”. ¿El objetivo? Comprar acciones de Johnson&Johnson.

Tres años después, el actor saca dinero de nuevo de España, muy presionado, según sus palabras por ETA. “Estuve tres años con escolta por un discurso que di. Ante ese miedo nace mi segundo hijo y la obsesión nuestra, mi obsesión, era siempre el ahorro. Era muy importante para nosotros”, confesaba ante las preguntas del fiscal Tomás Herranz.

Esa persecución provocó que Arias aumentara ese patrimonio que ETA conocía. Lo que denuncia el actor es que “a mí nunca se me explicó es que ese dinero se transfería a Panamá, es decir, desconocía lo que el bufete de abogados que se encargaba de esas gestiones hacía con él.

El fiscal, Tomás Herranz, recordaba en ese momento al actor que es “legal llevarse dinero donde uno quiera”, en cambio, “no declararlo, no”.