Compartir

El ex primer ministro de Reino Unido, Toy Blair, dio ayer una rueda de prensa de dos horas en la que asumió toda la responsabilidad de la intervención británica en Irak y aprovechó para pedir disculpas. “Expreso más pena, arrepentimiento y disculpas de las del que ustedes puedan llegar a conocer o creer”, afirmó. Sin embargo, recalcó que sigue opinando que dejar a Sadam Husseim en el poder hubiera sido un peligro y recalca que actuó con la mejor voluntad.

Según el informe divulgado por la Inteligencia británica no había datos que justificaran la intervención, y Tony Blair fue informado de ello, así como de las nefastas consecuencias que podía tener la intervención, entre ellas avivar el terrorismo y permitir que el potencial iraquíes terminase en bandas descontroladas. “Lo que no puedo aceptar, como dicen algunos, es que apartando a Sadam provocamos el terrorismo de hoy en día en Oriente Medio y que deberíamos haberlo dejado ahí. Estoy profundamente en desacuerdo con eso”, contaargumentaba ayer Blair.

Por otra parte, el informe detalla que Blair y Aznar acordaron una estrategia de comunicación por la que hacer ver a sus países que traban de evitar la guerra, sabiendo que ésta era impopular. Ocho meses antes de la intervención se recoge un mensaje en el que Blair le dice a Bush: “Estaré contigo pase lo que pase“.