Compartir

Efectivos de la Agencia Tributaria registran esta mañana las sedes de Google en Madrid, en la Torre Picasso y en el campus de la multinacional en el centro de Madrid.
El motivo de los registros es una investigación sobre presunto fraude y evasión fiscal. 

La sede europea de la compañía se encuentra en Irlanda, y Hacienda sospecha que puede estar declarando allí actividades comerciales que realiza en España. En concreto y según las informaciones de El Mundo, buscan pruebas sobre evasión fiscal en el pago del IVA y el pago del impuesto de no residentes.

Google ya ha tenido problemas con las agencias tributarias de otros países en Europa. Las autoridades fiscales francesas registraron también la sede de la compañía en París. Google también ha negociado con el Reino Unido el pago de impuestos que tenía diez años atrasados. En total acordaron el pago de 130 millones de libras.