Compartir

Las autoridades turcas han aumentado a 41 las víctimas mortales del atentado perpetrado este martes en el aeropuerto de Estambul. Los heridos han subido a 239, aunque 109 ya han sido dados de alta. La masacre tuvo lugar en el aeropuerto Atatürk de la ciudad donde dos terroristas suicidas sembraron el caos al estallar sus cinturones de explosivos. Uno de los terroristas disparó sobre la multitud con un fusil kalashnikov antes de deflagrarse.

En imágenes difundidas se puede ver cómo un policía trata de hacer un placaje a uno de los terroristas para evitar que haga estallar la bomba que lleva adherida al cuerpo.

Los testimonios de los turistas presentes en al terminal describen un escenario caótico y dantesco.

El atentado supone un gran zarpazo contra Turquía, cuya industria turística es uno de los motores económicos del país, y se enmarca dentro de una campaña de acciones en contra del país de las que este atentado no es sino la última y más grave manifestación. Entre los atentados del Estado Islámico y los de otros grupos armados, como los nacionalistas kurdos, durante el último años han muerto en Turquía más de 250 personas.

Entre los muertos y heridos hay extranjeros, aunque el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha confirmado desde Bruselas, donde participa en la cumbre del Brexit, que no hay españoles entre los fallecidos

EN CUALQUIER PARTE DEL MUNDO

El presidente de Turquía, el islamista Recept Tayyip Erdogan, ha condenado el atentado y se ha mostrado especialmente indignado porque el crimen coincide con el mes de Ramadán, un mes sagrado para los musulmanes. “Demuestra que el terrorismo golpea sin mirar fe o valores. Ni los terroristas distinguen entre víctimas”.

Además, en un llamamiento a la solidaridad internacional, ha declarado que “las bombas que estallaron en Estambul hoy podrían haberlo hecho en cualquier aeropuerto de cualquier ciudad del mundo”.

Ningún grupo ha asumido por el momento el atentado pero el Gobierno turco tiene al ISIS como principal sospechoso desde el primer momento.