Compartir

El FBI ha identificado a Omar Mateen, ciudadano estadounidense de 29 años de origen afgano, como el responsable de la muerte de al menos 50 personas y más de medio centenar de heridos en el sala gay de Orlando. Pese a que el individuo no está en la lista de terroristas en busca y captura por el gobierno de EEUU, la policía dice que hay vínculos con el islamismo radical, algo que hace pensar que se trate de un “cuestión terrorista”.

El padre de Mateen, abatido tras la entrada de los agentes en el Club Pulse, donde se asegura que había muchos ciudadanos hispanos atraídos por el reggaeton, bachata y merengue que suele sonar allí, ha descartado ante NBC News que haya cuestiones religiosas que hayan influido en esa matanza y apunta en la dirección de un posible problema de homofobia.

“Esto no tiene nada que ver con la religión”,explicaba a los medios locales Mir Sediqque, recordando que su hijo se enfadó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose.

El padre de Mateen ha querido perdón por todo lo ocurrido, asegurando que “no teníamos ni idea de lo que iba a ocurrir”.