Compartir

No las tienen todas consigo. Hay una honda preocupación en el seno del PSOE por los resultados de las elecciones generales del 26-J que según las encuestas relegarían a esta fuerza política al tercer lugar muy lejos de poder encabezar un gobierno si es que nos atenemos a la lógica electoral aunque los posible pactos puedan hacerlos posible. Quedan 20 días par que hablen las urnas, es verdad, pero en Ferraz hay nerviosismo y prisas por encontrar un antídoto frente al 'sorpasso' de Unidos Podemos'.

El PSOE y su candidato Pedro Sánchez se presentará ante el electorado progresista con propuestas concretas y con la exhibición de un proyecto realizable para el país, tal y como publica el diario El País. Pensiones o reforma laboral están enmarcando hasta el momento las propuestas de los socialistas que se verán continuadas con otras propuestas de agenda social. 

Este domingo el anuncio de que el 'sorpasso' por parte de varias encuestas ya no es solo posible sino probable deja en una especie de fuera de juego a los actores socialistas en campaña. Lo. Su estrategia será desgranar una serie de propuestas muy concretas las que amarrar el electorado progresista. La tesis que desgrana en la ejecutiva socialista es que el PSOE, a diferencia de Podemos, presenta un programa de gobierno para un cambio real, a diferencia del cambio que propone Podemos.

Así, Pedro Sánchez, desgranará en los próximos 20 días propuestas muy trabajadas por su equipo de gobierno en la sombra y que abarcarán todos los terrenos. El grupo económico que dirige Jordi Sevilla está especialmente activo al estimar que la creciente desigualdad en España requiere nuevas políticas fiscales y laborales. 

INCERTIDUMBRE EN EL ELECTORADO

En estas circunstancias, con la exigencias real de posibles pactos en el horizonte y tras el fracaso de las negociaciones para investir presidente tras las elecciones de diciembre y la convocatoria de nuevos comicios, urge que no se quemen, no obstante, todos los puentes del entendimeinto. De hecho, desde Unidos Podemos reconocen abiertamente buscar un pacto con el PSOE, pero un 29% de los entrevistados no sabe o no contesta qué alianza prefiere para gobernar España.

Según el estudio de Sigma Dos para El Mundo, tras los indecisos, la opción de un pacto entre el PSOE y Podemos es la que más respaldo recaba -21%- ante otras combinaciones. Pero por parte., Esta es, con diferencia, la alianza que esperan los votantes de Pablo Iglesias -el 75% la apoya-, pero en ningún caso los del PSOE. En su caso, el 59% de sus electores está en contra de ella.