Compartir

Gran alivio en Japón donde tras seis días de intensa búsqueda ha aparecido vivo Yamato Tanooka, el niño de siete años cuyos padres le habían castigado a quedarse solo en un bosque.

El niño ha sido hallado cerca de una base militar en la localidad de Shinkabe, sin ninguna lesión externa de gravedad. No obstante, ha sido enviado en helicóptero a un hospital para ser sometido a un reconocimiento médico.

Al parecer fue él mismo quien se identificó con su nombre. Mientras todo el país se encontraba preocupado por su suerte, creyéndolo extraviado en un bosque con presencia de osos. Tanooka se había resguardado en unas instalaciones militares donde había una tienda de campaña en la que incluso encontró un colchón. La noche que sus padres lo dejaron caminó hasta el lugar, que se encuentra a 5,5 kilómetros del camino en el que le abandonaron.

POLÉMICA EN JAPÓN

El caso del castigo a Yamato Tanooka ha suscitado una gran polémica en Japón, donde durante esta semana se ha debatido sobre la posición de los padres y su extremo castigo: el pequeño fue abandonado en un camino cercano a una montaña tras haber lanzado piedras a coches y personas.

En la tienda de campaña no solo encontró un colchón sino un grifo de agua en el exterior, que le sirvió para beber. Le encontró un soldado que ha contado que el pequeño sí se encontraba muy hambriento. De hecho, antes de ser enviado al hospital, lo primero que hizo fue comer.

Su padre ha ofrecido ya declaraciones a las puertas del hospital, donde ha pedido ya disculpas a su hijo, a la escuela de su hijo, y a las fuerzas de rescate que han tenido que participar en su búsqueda. Lo primero que le dije a mi hijo fue 'estoy muy arrepentido de haberte causado este sufrimiento'“.