Compartir

La celebración de elecciones el próximo 26J, con las constitución del Parlamento prevista para el próximo 19 de julio, y unos resultados que, según todos los pronósticos, obligarán a negociar, llevan a temer una vez más el retraso en la formación de Gobierno. Máxime teniendo en cuenta la proximidad del verano.

Los cuatro partidos principales manifiestan su intención de acelerar en la medida de lo posible los plazos, comenzando por la negociación. Según recoge El País la intención (al menos declarada) es iniciar las negociaciones al día siguiente de las elecciones. Además, se plantea la posibilidad de que el Rey comience la ronda de consultas con los partidos antes de la constitución del nuevo Parlamento, algo que no se ha hecho nunca así pero que puede ser viable. Eso sí, lo que sí viene específicamente señalado en el artículo 99 de la Constitución es que la propuesta de candidato debe realizarla el Rey a través del presidente del Congreso. Es decir, la propuesta tendrá que llegar necesariamente después del 19 de julio. 

Si se reprodujeran los plazos de la última legislatura, cuando el candidato Patxi López fue propuesto tras la segunda ronda de consultas y se sometió a una sesión de investidura tras un mes de negociaciones, el calendario correría al menos hasta finales de agosto. Difícilmente se tendrá presidente antes de esa fecha.

El calendario puede afectar también a otras leyes importantes. Tal y como recuerda El País los presupuestos de 2017 se deben aprobar como muy tarde según la Constitución a finales de septiembre, de lo contrario se prorrogarían los de este año.