Compartir

A lo largo de este martes las autoridades francesas han registrado la sede de Google en París en el marco de una investigación sobre el pago de impuestos, según ha desvelado una fuente cercana al ministro de finanzas francés, Michel Sapin.

Los investigadores han estado registrando las oficinas de la empresa, ubicadas en el centro de París, desde las cinco de la mañana. 

Un portavoz de la multinacional ha manifestado que Google cumple plenamente con la legislación francesa y está cooperando con las autoridades. “Estamos respondiendo a todas sus preguntas”, ha asegurado por email Al Verney, un portavoz del buscador. 

Según fuentes de la investigación, Francia investiga a la compañía estadounidense por 1.600 millones de euros en impuestos atrasados y a quien critica por el uso de técnicas de ingeniería fiscal agresivas.

Varios países de Europa han lamentado que compañías como Google y otros gigantes tecnológicos generan beneficios en sus territorios pero utilizan complejos entramados fiscales para tributarlos en paraísos fiscales.