viernes, 14 agosto 2020 19:26

Los partidos no logran un acuerdo para reducir el gasto electoral

El buzoneo de papeletas y el límite de gasto han sido los principales obstáculos para que los partidos alcanzasen un acuerdo para la reducción del gasto electoral. Ni siquiera para este cometido, en el que en principio estaban todos de acuerdo, han sido capaces de aparcar sus diferencias.

Eso sí, pese a la imposibilidad del pacto todos los partido se han comprometido por su cuenta a reducir el gasto.

Las diferencias fundamentales han sido entre las formaciones tradicionales (PP y PSOE) y los nuevos partidos (Podemos y Ciudadanos). Mientras que el PP quería reducir los presupuestos en un porcentaje con respecto al del 20J, Podemos y Ciudadanos apostaban por fijar un techo de gasto de alrededor de 12 millones de euros. La diferencia parece un matiz, pero sus consecuencias son muy diferentes: en el primer escenario el PP, aunque reduzca, sigue pudiendo gastar más que el resto, puesto que su presupuesto inicial fue mucho mayor; en la propuesta de los nuevos partidos todos gastarían lo mismo.

Según El País, aunque inicialmente el PSOE estaba con el PP finalmente estaba dispuesto a aceptar cualquiera de las opciones, puesto que la situación económica que dejaba al partido era muy similar.

El envío de papeletas ha sido otro de los principales escollos: PP y PSOE querían mantener el tradicional envío personalizado de papeletas, muy criticado por los nuevos.

El recorte final respecto de los 130 millones de euros que cuestan las elecciones dependerá de lo que decida cada partido.