Compartir

La decisión judicial está basada en la petición de un tribunal de California por el delito de asociación delictiva para vender cocaína, supone una nueva batalla perdida por Guzmán , pero en ningún caso su salida inmediata. El proceso será largo y plagado de recursos. Además, el trámite, a falta de su paso por la Secretaría de Exteriores, aún tardará meses.

El caso es que el peor escenario para el futuro de 'EL Chapo' se ha hecho realidad. En una cárcel estadounidense su poder de corrupción ni su capacidad asesina surten efecto. Por ello el líder del cártel de Sinaloa ha puesto en marcha una batería de amparos para frenar su traslado. Por esta razón, entre el trabajo de su carísimo equipo de abogados y las etapas administrativas y judiciales que hay que agotar el proceso jurídico se puede alargar hasta finales de este año 2016 con el consiguiente temor a una nueva fuga, poco probable en todo caso.

Quizá por ello, este mismo fin de semana, en un movimiento sorpresa, el preso ha sido trasladado a una prisión de Ciudad Juárez (Chihuahua). El envío fue presentado como parte de la rotación que impone el protocolo de seguridad. Pese a ello, hay que recordar que esa penitenciaria no es la más segura de México. Más bien lo contrario: en marzo de 2014 se sumió en el ridículo cuando cinco presos se escaparon tranquilamente saltando el muro con cuerdas y ganchos. 

Evitar la fuga de 'El Chapo' y enviarlo a EE.UU. sin contratiempos es una cuestión de Estado para México, que se juega de nuevo su imagen exterior y el crédito del gobierno de Peña Nieto.