Compartir

En los análisis internos del PSOE el partido de Pablo Iglesias es un adversario de primera magnitud en todas las comunidades autónomas. Y lo será muchos más en territorios como Andalucía, Madrid, Valencia, Cataluña y Asturias en los que IU, su presumible nuevo socio de coalición, tiene sus principales caladeros de votos.

Una vez confirmado el pacto de Podemos e IU, en Ferraz confían en convencer a votantes contrarios a la coalición, que el pasado 20 de diciembre se inclinaron por Podemos o por IU, de que depositen su confianza en el PSOE., según informa el diario El País. De puertas afuera, acuñarán el término “de la vieja izquierda comunista”, como ya les catalogó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez.

En las últimas encuestas, la unión de los dos partidos obtendría por encima del 22% de los votos, frente al poco más del 20% que cosecharía el PSOE, según la media de las encuestas. Pero en la actual ejecutiva del PSOE la idea más extendida es mucho más optimista. Podemos no obtendría ahora el resultado del 20 de diciembre y, además no son pocos los votantes de entonces no están de acuerdo con apoyar a IU. Del otro lado, ocurriría lo mismo, según la versiónsocialista. Es más, el responsable de Estrategia del PSOE, Óscar López, sostiene que Podemos e IU sacarán juntos menos votos que los obtenidos por el partido de Iglesias en solitario el 20-D.

El comité electoral del PSOE sostiene que su campaña irá dirigida sobre todo contra el líder popular, Mariano Rajoy. Esa será la gran batalla electoral.