Compartir

Un bombardeo aéreo ha dejado este jueves al menos 30 muertos, entre ellos mujeres y niños, en el norte de Siria, en la frontera con Turquía, según ha informado el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. El objetivo ha sido el campo para refugiados de Kamunia, en la localidad de Sarmada, en la provincia de Idlib. Además de los fallecidos, los bombardeos han devastado muchas de las instalaciones.

Kamunia es refugio de varios cientos de los 6,6 millones de desplazados internos sirios, según estimaciones de la ONU. No hay datos oficiales sobre las víctimas o los daños que ha causado el supuesto ataque aéreo, ni sobre quién lo ha perpetrado.

En la zona operan varios grupos armados opositores tanto no islamistas, vinculados al llamado Ejército Libre de Siria, como el salafista Ahrar al Sham e incluso brigadas del Frente al Nusra (Al Qaeda en Siria).

El bombardeo llega tras unas semanas de intensos combates en la vecina provincia de Alepo, donde Gobierno y oposición han acordado un alto al fuego durante 48 horas. Este alto el fuego no involucraba a Idlib, una provincia controlada por la oposición a Asad salvo el norte, en manos kurdas.