Compartir

Donald Trump será el candidato del Partido Republicano en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. El magnate ha arrasado en las primarias de Indiana, algo que ha provocado que su principal rival, el ultraconservador de Texas, Ted Cruz, haya decidido apartarse de la carrera por la Casa Blanca.

“Vamos a hacer a Estados Unidos grande de nuevo (…) Vamos a empezar a ganar de nuevo, y vamos a ganar arrasando”, declaraba Trump, triunfal, repitiendo su slogan electoral. Una euforia que contrastaba con el derrotismo de Ted Cruz, quien anunciaba su derrota y el fin de la campaña. “Dimos todo lo que teníamos pero los votantes eligieron otro camino”, apuntaba junto a su esposa Heidi.

Reince Priebus, presidente del Partido Republicano, ha señalado horas más tarde a Donald Trump como candidato a la Casa Blanca, pidiendo unidad dentro de la formación para derrotar a Hillary Clinton el próximo mes de noviembre.

En la carrera para liderar a los demócratas, Sanders se ha llevado la última batalla frente a Hillary Cliton en el mismo estado de Indiana (52,4% de los votos frente al 47,6% de la ex secretaria de Estado, con un escrutinio del 95%).

Con las encuestas en la mano, y por primera vez desde que comenzara la carrera electoral, Donald Trump sería el presidente de Estados Unidos con un 41% de los votos frente al 39% que cosecharía Hillary Clinton, datos que han cambiado en apenas dos meses cuando la mujer del ex first lady tenía cinco puntos de ventaja.