miércoles, 30 septiembre 2020 2:45

Sánchez se ve con “ánimo fortalecido” y pide a los suyos no hablar de culpas

Madrid, 27 abr (EFE).- Horas después de asumir ante el Rey que no ha podido formar gobierno, el socialista Pedro Sánchez se ha presentado hoy con “ánimo fortalecido” y “más ganas que nunca” de ganar a Rajoy, en una intervención ante los suyos, en la que les ha pedido que “no hablen de culpas”, sino de futuro y de soluciones.

“Nosotros sí que podemos, porque queremos”, ha proclamado Sánchez en una reunión en el Congreso con los diputados y senadores del PSOE, ante los que, sin embargo, ha vuelto a responsabilizar al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de que no haya habido acuerdo para un “gobierno de cambio”.

“Aquellos que se alzaron al grito de no nos representan han acabado no representando aquello por lo que fueron elegidos, es decir, el cambio”, ha lamentado, al tiempo que ha reivindicado que durante el proceso negociador han sido los socialistas los que han “representado a los no representados” frente la actitud de “bloqueo” de Iglesias.

El líder del PSOE, que se ha mostrado convencido de que los españoles “ya no ven igual” a los candidatos, aunque vayan a ser los mismos, ha reprochado también a Iglesias haber caído en “lo peor de la vieja política, que es el 'y tú más'”.

Convencido, no obstante, de que el cambio en España “se aplaza dos meses, pero llegará”, Sánchez se ha erigido en garante de la “nueva política”, ya que a su juicio ésta supone reconocer que el PSOE sigue siendo esa “pieza fundamental en cualquier aritmética parlamentaria posible”.

Por eso ha sostenido que “cuanto más fuerte” esté su partido “más garantías de cambio” habrá en España y que la nueva política “no es pactar con el PP o con Podemos” ni “crear nuevas trincheras ni frentes ideológicos”, sino “trascender eso”, porque para hacer cambios se necesita “el concurso de muchos, no de pocos”.

En un discurso en tono de mitin no exento de incisos intimistas, el líder del PSOE ha repasado las políticas de izquierdas que su partido ha practicado en la historia reciente de la democracia española frente a los partidos de “seudoizquierda” y los que “son tan de izquierdas, tan de izquierdas, tan de izquierdas que han vetado a un presidente de izquierdas y ha permitido que siga Rajoy”.

Seis meses después de las elecciones que pusieron fin al bipartidismo, Sánchez ha hecho hincapié en que la nueva política es “abandonar el escenario del 'y tú más'”, por lo que ha reiterado que se equivocó cuando espetó en un debate electoral a Rajoy que no era una persona decente.

“Me equivoqué en las forma, no en el fondo”, ha apuntado, tras reafirmarse en que Rajoy no debería haber sido candidato en las elecciones del 20D, pues debería haber dimitido tras su “sms de aliento” al extesorero del PP Luis Bárcenas.

Ante la nueva cita electoral del 26 de junio, Sánchez ha defendido que puede presentarse como un político que “hace lo que dice” y que “cumple con su palabra” y ha planteado a Iglesias si “es mejor la derecha de Ciudadanos o la derecha de Artur Mas o de DiL, que apoyó la amnistía fiscal y la reforma laboral de Rajoy”.

En su afán de situarse en la moderación frente a Podemos, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha reivindicado la memoria del ministro socialista Ernest Lluch asesinado por ETA en 1989, frente a aquellos que “ensalzan” a Arnaldo Otegi y “le llaman hombre de paz”. EFE

lr-cpg/agc

(foto) (vídeo) (audio)