Compartir

No está dispuesto a marear más la perdiz. El presidente del Congreso, Patxi López anunció este martes que habrá disolución de las Cortes y nuevas elecciones. Porque era tan solo un espejismo de pacto de gobierno de última hora. Y puede que fuera más un movimiento al calor de las próximas urnas que un movimiento sincero de concertación. Con la propuesta del 'Acuerdo del Prado',se escribía el epílogo de una legislatura 'no nata'. La política española ha fracasado en su intento de llegar a formar un gobierno para dirigir el país. 

El rey firmará el próximo día 3 de mayo el decreto de disolución de las Cortes Generales y de convocatoria de elecciones para el 26 de junio, decreto que se publicará y entrará en vigor el mismo día, según las previsiones constitucionales y sucesivas disposiciones legales.

Dado que la primera votación de investidura tuvo lugar el pasado 2 de marzo, cuando Pedro Sánchez intentó sin éxito ser elegido presidente del Gobierno, el plazo de dos meses para un nuevo intento de obtener la confianza del Congreso acaba a las 23.59 horas del próximo 2 de mayo, conforme recoge la Constitución en su artículo 99.5.

Tras esta tercera ronda de consultas con los representantes de los partidos políticos, Felipe VI ha concluido este martes que no hay ningún candidato con opciones a superar una sesión de investidura.

Por ello, y una vez constatada esta situación de falta de candidato con opciones, el artículo 172.2 del reglamento del Congreso establece que el presidente de la Cámara, el socialista Patxi López, debe someter a la firma del Rey el decreto de disolución de las Cortes Generales y de convocatoria de elecciones y lo comunicará al del Senado, el 'popular' Pío García Escudero.

Por tanto, a partir de las cero horas del 3 de mayo el Rey firmará el decreto y se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el mismo día para su entrada en vigor y comienzo del calendario electoral. 54 días después, el 26 de junio, se celebrará la jornada de votación.

Los líderes políticos con la mente puesta hacen días en las nuevas elecciones, han realizado continuas acusaciones y reproches sobre un fracaso político que llevará de nuevo a las urnas a los españoles.

Pedro Sánchez acusa al líder de Podemos, Pablo Iglesias, de haber bloqueado la conformación de un gobierno progresista al haber “antepuesto” los sillones al “cambio” del país. “Me parece inexplicable”, ha dicho.

“En estos cuatro meses la política ha sufrido un doble bloqueo: el del señor Rajoy y el del señor Iglesias. El de Rajoy lo entiendo. El de Iglesias sencillamente me parece inexplicable. El señor Iglesias puede vivir mejor con Rajoy como presidente del gobierno que conmigo”, aseguró.

Por su parte el líder de Podemos, Pablo Iglesias, cree que Sánchez ha dicho demasiadas veces “no”.