Compartir

Snezana Stanojevic

Belgrado, 25 abr (EFE).- La gran victoria del conservador Partido Progresista Serbio (SNS) y su líder, el primer ministro, Aleksandar Vucic, en las elecciones del domingo supone un intenso apoyo para su política de reformas en la vía hacia la Unión Europea (UE).

El triunfo fue confirmado hoy con el recuento oficial de los votos, que le otorga una mayoría absoluta en el Parlamento.

La Comisión Electoral (RIK) informó de que con el 97,46 % de los votos escrutados, el SNS ha obtenido el 48,25 % de los apoyos.

Con este resultado, el partido de Vucic contaría con el respaldo de 131 diputados en el nuevo Parlamento, de 250 escaños.

Vucic, fervoroso europeísta de pasado nacionalista radical, convocó las elecciones dos años antes de lo previsto con la idea de dar un nuevo impulso a las reformas que debe cumplir el país balcánico como candidato a ingresar en la Unión Europea (UE).

La mejora de la economía será el principal cometido de un nuevo Ejecutivo, de acuerdo con los anuncios de Vucic.

En los dos últimos años, su política de austeridad logró estabilizar las finanzas públicas, pero según los analistas el proceso de consolidación debe continuar.

Los grandes retos que se esperan demandan las medidas aún más difíciles: la reforma de un sector público sobredimensionado y la reconversión o privatización de unas grandes empresas estatales.

La solución de esos problemas supondría un aumento de la eficacia de la economía serbia y un alivio para el presupuesto

“Lo que esperamos es que las reformas arranquen con intensidad”, declaró hoy a la prensa el economista Pavle Petrovic, del Consejo fiscal, que augura reformas “grandes y difíciles, políticas y económicas”.

Un efecto posible podría ser una oleada de despidos en el país en que la tasa de desempleo ya ronda el 18 %.

La aplastante victoria del partido de Vucic, similar a la de los comicios hace dos años, dejó muy por debajo a los demás partidos que compitieron en las elecciones parlamentarias anticipadas.

Sigue el Partido Socialista de Serbia (SPS), socio de la coalición en el Gobierno en funciones, con un 11,01 % (30 escaños) y el ultranacionalista Partido Radical Serbio (SRS), con el 8,05 % (21 diputados).

El Partido Democrático (DS), de centro izquierda, y en el pasado líder de las integraciones europeístas de Serbia, contará, debilitado y fragmentado hoy, con 16 diputados, al igual que el movimiento “Dosta je bilo” (Basta ya).

La coalición “Unión para una Serbia mejor LDP-LSD-SDS”, con la que el expresidente europeísta serbio Boris Tadic vuelve a la escena política, contará con 13 diputados.

La derechista euroescéptica Dveri-DSS tendrá otros tantos.

Varias formaciones de la minorías húngara, albanesa y musulmana, a las que no se les exige el censo mínimo, también formarán parte del nuevo Parlamento.

La estructura de la Cámara ha cambiado ahora con la vuelta de las fuerzas antieuropeístas y euroescépticas, ausentes en las dos últimas legislativas, que abogan por unas relaciones muy estrechas con Rusia.

Los datos definitivos de la RIK se esperan para el jueves.

Es una incógnita por ahora si Vucic optará por formar un gobierno en solitario, si el resultado definitivo se lo permite, o recurrirá a coaliciones, como hace dos años, cuando pactó con los socialistas. EFE