Compartir

Alexander Dobrindt, ministro de Transportes alemán, ha asegurado este viernes en una rueda de prensa que se han descubierto “irregularidades” en las emisiones de modelos de 17 marcas: Volkswagen, Porsche, Opel, Audi y Mercedes, además de otras como Renault, Alfa Romeo, Chevrolet, Dacia, Fiat, Ford, Hyundai, Jaguar, Jeep, Land Rover, Nissan y Suzuki.

Ese es el resultado que se extrae de la exhaustiva investigación realizada después de que se descubriera la manipulación sistemática que hacía de sus emisiones el grupo Volkswagen, las cuales han tenido importantes consecuencias para las cuentas de la compañía Alemania.

Según los datos ofrecidos por Berlín, los fabricantes deberán llamar a revisión a más de 630.000 vehículos, con modelos especialmente sospechosos como el Audi A6, el Porsche Macan, los Volkswagen Amarok y Crafyer, los Opel Insignia y Zafira y el Mercedes V250 bluetec.

La investigación, eso sí, arroja resultados diferentes a los de Volkswagen. En este caso, no se ha encontrado un sistema de manipulación de emisiones tan cuadricular como el de la firma automovilística germana. Sí que se ha comprobado que varios modelos “a ciertas temperaturas se desconectan progresivamente la limpieza de las emisiones” aunque sería para evitar daños en el motor o posibles accidentes.

Sin embargo, desde el ministerio de Transportes alemán aseguran que la horquilla de temperaturas es muy amplia y que no está justificada tal y como debería.