jueves, 24 septiembre 2020 10:40

Guatemala acusa a fuerzas de seguridad de Belice de matar a menor en frontera

Guatemala, 21 abr (EFE).- El Gobierno de Guatemala acusó hoy a las fuerzas de seguridad de Belice de matar a un menor de 13 años en la frontera entre ambos países y anunció que ha decidido llamar a consultas al embajador guatemalteco en Belmopán.

El ataque, según la versión del Ejecutivo de Guatemala, se produjo ayer y causó la muerte de Julio René A.R, de 13 años, mientras que resultaron heridos por arma de fuego su hermano, Carlos Alberto A., de 11 años, y el padre de ambos, Carlos Alfredo A.R., de 48 años.

“He decidido llamar a consultas a nuestro embajador en Belice hasta que las autoridades de ese país esclarezcan este lamentable hecho”, anunció el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, en un mensaje a la nación en el que calificó el ataque de “cobarde” y “desmedido”.

Guatemala ha puesto “esta violación de los derechos humanos” en conocimiento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y exigió al Gobierno de Belice que ponga al “responsable o responsables” de este “cobarde acto de agresión” ante las autoridades para que sean juzgados.

“¿Qué amenaza representa para su soberanía dos niños, uno de 13 y otro de 11 años de edad? Este hecho causa indignación y repudio”, añadió el mandatario, que se encuentra de viaje institucional en Estados Unidos.

Guatemala y Belice mantienen un litigio fronterizo desde hace más de 150 años y en la actualidad no existe una frontera delimitada entre ambos.

Guatemala reclama 12.272 kilómetros cuadrados del territorio que hoy ocupa Belice, lo que representa un poco más de la mitad de ese país, nacido de la colonia que el Imperio Británico formó de facto en el siglo XVIII en esa área que era parte de la Capitanía General instaurada por el Imperio Español en 1540 dentro del Virreinato de Nueva España.

En 2008, ambas naciones firmaron un Acuerdo Especial para someter la disputa a la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), lo que requería la realización de una consulta popular simultánea que dotara de aceptación popular a la sentencia judicial.

Las complicaciones políticas y las diferencias culturales -en Guatemala las elecciones suelen celebrarse en domingo, mientras que en Belice son entre semana- imposibilitaron la ejecución del acuerdo, lo que llevó a ambos países a acordar un nuevo protocolo en julio de 2015 que autoriza una consulta por separado.

Sin embargo, la inestabilidad política vivida en los últimos meses en Guatemala impidió que el Congreso haya aprobado aún esta modificación.

En su mensaje a la nación, Morales destacó el trabajo “conciliatorio” realizado por la diplomacia guatemalteca para “encontrar una solución pacífica y permanente” a la disputa con Belice y advirtió de que estos actos de “uso desmedido de fuerza en contra de menores” no contribuyen a mantener las “buenas relaciones” entre ambos países.

Ante la nueva coyuntura, el presidente guatemalteco anunció un “estricto ejercicio de protección a la soberanía del río Sartún” y de toda la zona fronteriza para evitar más “abusos” por parte de las fuerzas de defensa de Belice “en contra del territorio y la población guatemalteca”.

En varias ocasiones, la última el pasado mes de febrero, grupos de beliceños trataron de ocupar un islote en este río que separa los territorios de ambos países.

En marzo de este año, el Gobierno de Belice acusó a oficiales guatemaltecos de haberse comportado de una manera “extremadamente hostil y amenazadora”con la tripulación de un barco militar beliceño que navegaba por el río Sarstún.

El primer ministro beliceño, Dean Barrow, calificó entonces la situación de “extremadamente crítica”. EFE