Compartir

Madrid, 21 abr (EFE).- El Tribunal Supremo ha rechazado el recurso interpuesto por un funcionario del Tribunal Constitucional que había impugnado la retirada de la paga extra de Navidad de 2012, restituida por el Gobierno en los Presupuestos Generales del Estado para 2015, por lo que no hay causa.

Tras recibir la nómina de diciembre de 2012, que no incluía la paga extra de 3.200,18 euros, que había sido suprimida en un real decreto de julio de ese año, el demandante recurrió a la presidencia del Tribunal Constitucional, donde trabajaba como funcionario.

En su recurso exponía que la decisión de retirar la paga extra vulneraba la jerarquía normativa, la igualdad ante la ley y el derecho al trabajo y a la dignidad personal.

Pero el alto tribunal estima que, tras la restitución de la paga extra de los funcionarios incluida en los Presupuestos Generales del Estado para 2015, que aprobó el Gobierno en septiembre de ese año, carece de objeto la pretensión del demandante.

De este modo, el funcionario del Tribunal Constitucional recuperó la parte proporcional correspondiente a los primeros 44 días de dicha paga extra.

Entre otras consideraciones, y dejando aparte el hecho de que la paga extra se restituyó en diciembre de 2015, el Supremo manifiesta que no es posible equiparar la situación laboral de los empleados públicos con los de la empresa privada porque las retribuciones de los segundos no inciden en las partidas de gasto de las administraciones públicas.

Además, la supresión durante el tiempo establecido de la paga extra de los funcionarios, señala el Supremo, no vulnera ni el derecho al trabajo, “porque el contenido del derecho se sitúa en un plano diferente”, ni el derecho a una retribución “suficiente y digna”. EFE