Compartir

Fráncfort (Alemania), 21 abr (EFE).- El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo hoy que la entidad va a acometer en junio la primera de las nuevas operaciones de refinanciación a muy largo plazo, a cuatro años, además de que también comenzará a comprar deuda corporativa.

Draghi explicó en una rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno que el BCE va a adquirir deuda emitida por empresas con grado de inversión.

El presidente del BCE explicó que va a comprar deuda emitida por empresas que no sean bancos, incluidas compañías aseguradoras, con grado de inversión y con un vencimiento de hasta 30 años.

Previamente el consejo de gobierno del BCE dejó el precio del dinero en el 0 % y decidió cobrar a los bancos un 0,40 % por los depósitos a un día en la entidad monetaria.

Draghi pronosticó que los tipos de interés seguirán en “el nivel actual o más bajo durante un periodo de tiempo prolongado”.

El BCE ha comenzado a ampliar las compras de deuda pública y privada de la zona del euro hasta 80.000 millones de euros mensuales, como decidió el consejo de gobierno en marzo, recordó el economista italiano.

La entidad monetaria llevará a cabo estas compras, como mínimo, hasta marzo de 2017 y más allá de esta fecha en caso de que sea necesario o hasta que el consejo de gobierno vea “un ajuste sostenido en el ritmo de inflación consistente con su objetivo de inflación”.

Al ser preguntado por las recientes críticas del ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, a los bajos tipos de interés, Draghi dijo que la institución “tiene el mandato de proporcionar estabilidad de precios para toda la zona del euro y no sólo para Alemania. Este mandato esta establecido por ley y nosotros obedecemos la ley”.

“El consejo de gobierno es unánime en defender la independencia del BCE y la adecuación de la política monetaria actual”, afirmó Draghi, que también señaló que su “política monetaria no es muy diferente de la que se aplica en otras partes del mundo y funciona, simplemente denle tiempo”.

Draghi explicó que el BCE nunca ha discutido la posibilidad de aplicar “dinero helicóptero”, de manera que los bancos centrales lo distribuyan directamente a los ciudadanos o a los Estados directamente.

El presidente del BCE considera que la experiencia con tipos de interés “ha sido ampliamente positiva” y no observa que se hayan pasado a los depósitos o los ahorradores.

“El consejo de gobierno del BCE es consciente de la complejidad que conlleva esta medida”, subrayó. EFE