Compartir

Ginebra, 21 abr (EFE).- El primer convoy humanitario entró en Daraya, una localidad al suroeste de Damasco con presencia rebelde, a donde ninguna ayuda había entrado desde 2012 y donde una misión de la ONU acaba de comprobar que hay niños y civiles.

“El informe que hemos recibido es una señal de alarma, hay niños y civiles que necesitan alimentos y medicinas”, dijo el enviado especial de la ONU para Siria, Staffan de Mistura. EFE