Compartir

El Cairo, 20 abr (EFE).- La evacuación de unos 500 civiles sirios, en su mayoría heridos y enfermos, de cuatro localidades asediadas empezó hoy en el marco de un acuerdo entre los rebeldes y el régimen, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

De acuerdo con este pacto, salieron 250 civiles en autobuses de las localidades chiíes de Fua y Kefraya, en la provincia septentrional de Idleb y asediadas por los rebeldes, a cambio de que un número similar salga también de las localidades de mayoría suní de Al Zabadani y Madaya, en las afueras de Damasco y acercadas por el régimen. EFE