Compartir

Granada, 19 abr (EFE).- Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Granada han coincidido hoy, un día después de la dimisión del alcalde y la concejal de Urbanismo, en la necesidad de propiciar un cambio de gobierno encabezado por el PSOE que no pasará necesariamente por la moción de censura, cuya viabilidad estudian.

La renuncia del alcalde José Torres Hurtado, horas después de que los grupos hubieran llegado a un acuerdo para la presentación de una moción de censura, ha generado una situación en la que puede que arrebatar la alcaldía bajo esta fórmula no tenga validez, dado que la moción iría dirigida contra un regidor que ya ha dimitido.

De ahí que tanto Vamos Granada (tres concejales) como Podemos, en quien se apoya este grupo municipal, hayan manifestado hoy que hasta que no certifiquen su viabilidad jurídica, no firmarán la moción de censura que sí suma desde ayer las rúbricas de los ocho concejales del PSOE, los cuatro de Ciudadanos y el único edil de IU.

En cualquier caso, todos se han reafirmado hoy en que, sea cual sea la fórmula, propiciarán un cambio de gobierno encabezado por el portavoz del grupo municipal socialista, Francisco Cuenca.

En caso de rechazarse, por inviable o poco factible, la moción de censura, quedaría la opción de aguardar a la celebración del pleno de investidura que deberá tener lugar tras el de carácter extraordinario en el que se tomará conocimiento de la dimisión del ya exalcalde, la exconcejal de Urbanismo Isabel Nieto y el teniente de alcalde y número dos del Ayuntamiento, Sebastián Pérez, quien renunció a su acta por exigencia de Torres Hurtado.

El alcalde en funciones, Juan García Montero (PP), ha asegurado hoy que convocará el primero de los plenos extraordinarios “de la manera más inmediata” para que Granada pueda contar con un nuevo regidor, sea del partido que sea, en el menor tiempo posible.

Aunque García Montero ha expresado su deseo de que el próximo alcalde sea del PP, ha admitido que el portavoz del PSOE tiene “un 99,9 por ciento de posibilidades” de ocupar ese cargo.

Aún así, el PP ha vuelto a defender, a través de su presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, la continuidad de este partido en la alcaldía, que, entiende, ya “ha cumplido” con las dimisiones de ayer, y ha responsabilizado a Ciudadanos de “regalar” la ciudad a la izquierda con una moción de censura que llevará a un “desgobierno”.

Moreno, que ha defendido la “contundencia y rapidez” con la que el PP ha obrado en este asunto, ha cuestionado qué razón motiva a Ciudadanos a “unir sus votos” a Podemos porque la única explicación que encuentran es que se busquen “los sillones” o se trate de una estrategia nacional de su líder, Albert Rivera, de cara a unas posibles elecciones generales.

Desde Ciudadanos, su portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta, ha afirmado que su partido sigue hablando con el PSOE en el Ayuntamiento de Granada para apoyar a un candidato “honrado”, pero desde la oposición, línea en la que también se ha pronunciado el portavoz municipal de C's, Luis Salvador, que ha trasladado su apoyo a Cuenca si el procedimiento es finalmente el pleno de investidura.

Mientras la secretaria general de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha incidido en que no apoyarán a ningún candidato a la alcaldía “con rastros de corrupción”, el secretario andaluz de Organización de IU, Toni Valero, ha apostado por una moción de censura “ya” para “no dar tiempo a que se recompongan las relaciones entre PP y Ciudadanos”, en la línea de lo manifestado por el único concejal de esta formación en el Ayuntamiento, Francisco Puentedura.

Tanto el exalcalde como la exconcejal de Urbanismo han regresado hoy al Ayuntamiento de Granada: Torres Hurtado para recoger sus pertenencias y Nieto para atribuir a una “venganza” personal de un jefe del Área de Urbanismo municipal entre los años 2003 y 2013 el origen de la supuesta trama de corrupción urbanística por la que fue detenida el pasado miércoles junto al entonces alcalde.

La exedil, que ha comparecido a las puertas del Ayuntamiento, ha pedido a la Fiscalía que investigue a ese ex alto cargo municipal, del que no ha querido revelar el nombre, pero por el que, ha asegurado, se siente “amenazada”.

Nieto ha situado el origen de la operación en el momento en que se descubre que el entonces jefe y luego director general de área de Urbanismo tenía una sociedad inscrita en el registro mercantil, que arranca en 2003 y dedicada, entre otras actividades, a la intermediación en operaciones urbanísticas y tramitación de proyectos inmobiliarios. EFE

bol/avl/jlg

(foto) (vídeo) (audio)