Compartir

Las alas del Solar Impulse 2, el avión solar experimental suizo que vuela sin combustible, están cubiertas de más de 17.000 células fotovoltaicas, que cargan sus batería durante el día. Su envergadura es de 72 metros, y pesa 2,3 toneladas, más o menos como el Airbus 380. 

Desde que despegó de Abu Dabi el 9 de marzo de 2015, el Solar Impulse 2 ha recorrido unos 18.000 kilómetros. Al mando de la aeronave, los pilotos André Borschberg y Bertrand Piccard se van turnando en cada etapa.

Acaba de reanudar su ruta de Hawai a Phoenix y su objetivo es alcanzar el aeropuerto JFK de Nueva York para iniciar desde ahí la travesía del Atlántico y continuar con su periplo experimental alrededor del globo terráqueo.