Compartir

(Añade detalles sobre posibles acciones en Libia tras la reunión)

Luxemburgo, 18 abr (EFE).- Los ministros de Exteriores de la UE abordaron hoy cómo acelerar su asistencia a Colombia cuando firme un acuerdo de paz con las FARC, y también qué medidas pueden poner en marcha para contribuir a la seguridad en Libia y contra la inmigración irregular cuando su Gobierno de unidad sea legitimado.

El Consejo de ministros de Exteriores de la Unión Europea hizo hoy un balance de la evolución del proceso de paz en Colombia con el alto comisionado para la Paz de ese país, Sergio Jaramillo.

“Hubo un consenso muy amplio sobre la necesidad de tener resultados rápidos y de implementar rápidamente los acuerdos, de manera que no estemos sometidos a los, con frecuencia, lentos procesos burocráticos en Bruselas o en Colombia”, dijo Jaramillo tras participar en una sesión con los 28 cancilleres de la UE.

Jaramillo no sólo abordó el fondo fiduciario de 70 millones de euros prometido por la UE para apuntalar la paz en Colombia, sino también cómo puede haber “una acción más rápida en los campos que van a requerir más desarrollo alternativo”.

En concreto, se refirió a la ayuda en áreas como los cultivos ilícitos, el desminado, programas de reincorporación y apoyo en las regiones más golpeadas por el conflicto.

La Comisión Europea autorizó el pasado 23 de marzo el establecimiento de un fondo fiduciario para Colombia de 70 millones de euros con el fin de apoyar el periodo del posconflicto cuando se cierre el acuerdo entre el Gobierno de ese país y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“La UE garantiza que en el momento en que se firme (el acuerdo de paz), se vuelve operacional el fondo”, apuntó Jaramillo.

La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, aseguró en una rueda de prensa que evaluaron con Jaramillo “el trabajo que podemos hacer juntos para que sea sostenible desde el primer día de la implementación” el acuerdo.

Por otra parte, Mogherini anunció una posible visita a Trípoli “en las próximas semanas”, mientras que el ministro de Asuntos Exteriores español en funciones, José Manuel García-Margallo, informó de que viajará allí la próxima semana.

Los ministros de Exteriores, junto con sus homólogos de Defensa, hablaron hoy por videoconferencia con el primer ministro del Gobierno de unidad nacional libio, Fayez al Serraj, para abordar cómo pueden respaldar la seguridad de Libia una vez que su Ejecutivo tenga legitimidad a nivel nacional y solicite el apoyo europeo.

El ministro español de Defensa en funciones, Pedro Morenés, aseguró por su parte que la asistencia que se plantea la UE es “bajo la legitimación internacional de las instituciones y del Gobierno libio”.

Preguntado por la posibilidad de una intervención aérea contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Libia como ha hecho una coalición de países en Siria, Morenés pidió “no extrapolar” los casos.

Los ministros estudian ampliar el mandato de la misión naval europea contra las mafias migratorias en el Mediterráneo, “Sofía”, con opciones sobre la mesa como que pueda empezar a formar a guardacostas libios, según indicaron en unas conclusiones.

También hay países como Francia, que plantean que la misión vigile el cumplimiento de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que decretó un embargo de armas a Libia.

“Puede haber otras opciones, como avanzar a la fase 2B” de la misión, en la que pasaría de operar en aguas internacionales a aguas territoriales libias, apuntó Mogherini, quien recordó en todo caso que la UE tiene hasta julio para revisar el mandato de “Sofía”.

Según las conclusiones que aprobaron, los ministros contemplan también el envío de una misión civil para reforzar las instituciones de Policía y Justicia criminal, que colabore en la lucha contra el terrorismo, la inmigración irregular y el tráfico de personas, y en la gestión de las fronteras.

El Consejo también repasó su estrategia contra el EI y abordó con el alto comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, la acción exterior europea para gestionar la migración.

Sobre el pacto migratorio entre la UE y Turquía, García-Margallo dijo que “en ningún momento ACNUR ha puesto reticencias desde el punto de vista de la legalidad del acuerdo”, y añadió que “considera que está funcionando razonablemente bien”

También reconoció que, “a medida que se vaya controlando la ruta de los Balcanes, la migración en el Mediterráneo central y en el occidental puede subir”. EFE

rja/cae/si

(foto) (audio) (vídeo)

(Más información de la Unión Europea en euroefe.euractiv.es)