Compartir

Jaled Abdala

Saná, 18 abr (EFE).- El comienzo de la tercera ronda de negociaciones para poner fin al conflicto yemení, que estaba previsto hoy en Kuwait, ha sido aplazado después de que los rebeldes hutíes y sus aliados anunciaran que no viajarán al país árabe “hasta el cese total de las hostilidades”.

El enviado de la ONU para el Yemen, Ismail Uld Sheij Ahmed, confirmó el aplazamiento en su página oficial de Twitter, en la que instó a los rebeldes hutíes a “no perder la oportunidad de poner fin al conflicto”.

Sin embargo, el mediador de la ONU no reveló más detalles sobre los motivos del aplazamiento, y se limitó a señalar que la decisión se debe a “los acontecimientos de las últimas horas”.

Los rebeldes hutíes anunciaron que no participarán en el diálogo con las fuerzas leales al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, hasta que no haya “una suspensión total de las hostilidades”.

Ambas partes acordaron el pasado día 10 un alto el fuego, que ha permitido una reducción de la violencia, pero que ha sido violado por las distintas facciones.

Fuentes políticas en Saná consultadas por Efe, que no quisieron ser identificadas, no descartaron que la delegación negociadora hutí viaje esta noche a Kuwait.

Un responsable de la oficina política de Ansar Alá -nombre con el que también se conoce a los hutíes-, denunció a Efe que la coalición árabe liderada por Arabia Saudí ha continuado lanzando bombardeos aéreos en varias provincias y que las fuerzas de Hadi han atacado posiciones rebeldes en distintos puntos del Yemen.

El militante hutí, que pidió el anonimato, aseguró que la aviación de la coalición árabe bombardeó en las últimas horas la provincia septentrional de Saada, bastión rebelde, la cercana región de Al Yuf, y la zona de Naham, en las afueras de la capital, Saná.

Las fuerzas leales a Hadi atacaron por su parte las posiciones de los insurgentes en la provincia de Taiz, en el suroeste del país, y en la comarca de Saruah, en la provincia de Mareb, al este de la capital.

Las negociaciones que estaban previstas para hoy tenían como finalidad el establecimiento de un “acuerdo global” para poner fin al conflicto y permitir la vuelta a un diálogo político, de acuerdo con la resolución 2.216 del Consejo de Seguridad de la ONU, que exige a los rebeldes hutíes retirarse de las ciudades tomadas y entregar las armas.

El pasado viernes Uld Sheij Ahmed dijo en una comparecencia ante el Consejo de Seguridad que su intención es que las partes acuerden primero arreglos temporales de seguridad y luego la retirada de las milicias y la entrega de armamento pesado al Estado, para a continuación restaurar las instituciones de gobierno, retomar el diálogo político y liberar a prisioneros y detenidos.

Los representantes del Gobierno yemení en dichas negociaciones, presididos por el ministro yemení de Exteriores, Abdelmalek al Majlafi, llegaron ayer a Kuwait para prepararse para las consultas, según informó la agencia oficial yemení Saba.

“Hemos venido aquí con una voluntad seria e intenciones sinceras (…) para reanudar el proceso político, de acuerdo con las conclusiones del diálogo nacional”, dijo Al Majlafi anoche en una reunión con los embajadores de los países que supervisan la transición en el Yemen.

Este compromiso fue alabado hoy por el mediador de la ONU, al agradecer a la delegación del Gobierno yemení el haberse desplazado a Kuwait antes de la cita de las consultas y pidió a los hutíes y sus aliados que hagan lo mismo.

El aplazamiento de las negociaciones se produce pese a que ambas partes habían insistido en su compromiso de encontrarse hoy y al optimismo mostrado por el enviado de la ONU para Yemen, quien aseguró recientemente que el país nunca ha estado tan cerca del fin del conflicto.

Ambos bandos han fracasado en restablecer la paz a pesar de las dos rondas de conversaciones de paz anteriores. Asimismo, tampoco han respetado las anteriores treguas alcanzadas por los contendientes, con el objetivo de hacer llegar ayuda humanitaria a los civiles y atender a las víctimas.

El conflicto se recrudeció en marzo de 2015 con el inicio de una ofensiva contra los rebeldes de la coalición militar, liderada por Arabia Saudí, que respalda al régimen de Hadi. EFE

ja/ms/jfu/ie