Compartir

Barcelona, 18 abr (EFE).- El vicepresidente catalán, Oriol Junqueras, ha asegurado hoy que el Govern espera “el máximo diálogo posible” de la entrevista que mantendrán el miércoles Mariano Rajoy y Carles Puigdemont, aunque ha reivindicado el “mandato democrático de construir la futura república catalana”.

En rueda de prensa frente a la sede de la Agencia Tributaria de Cataluña, Junqueras se ha referido así a la entrevista que el presidente del Gobierno en funciones y el presidente de la Generalitat mantendrán dentro de 48 horas.

Junqueras ha asegurado que confía en que haya “puentes con todo el mundo”, y ha remarcado: “Somos partidarios de hablar con todo el mundo y de escuchar a todo el mundo”.

Al mismo tiempo, no obstante, el vicepresidente del Govern ha dejado claro que el gobierno que lidera Carles Puigdemont se mantendrá “estrictamente fiel a sus compromisos programáticos y al mandato democrático que nos han encargado los ciudadanos”, dando a entender así que el proceso independentista se mantiene inalterable.

Junqueras no ha detallado qué peticiones concretas trasladará Puigdemont al presidente del Ejecutivo, pero, a preguntas de los periodistas, ha defendido la hoja de ruta soberanista seguida por el gobierno catalán.

El vicepresidente ha asegurado que el gobierno catalán tiene una mayoría “muy sólida y amplia” en el Parlament, y ha añadido que “el mandato popular está muy claro: construir la futura República Catalana”.

Preguntado por si el Govern insistirá en su petición de celebrar un referéndum, Junqueras ha remarcado: “Somos los campeones de la defensa de la democracia representativa, de las consultas y de los referendos. Nadie lo ha defendido tanto como nosotros”.

“Hemos intentado en 16 ocasiones negociarlo con las instituciones del Estado y nos hemos encontrado por respuesta el no, y defendemos un referéndum sobre la Constitución de la futura República Catalana”, ha añadido Junqueras.

El gobierno catalán desea abordar con Rajoy la relación entre Cataluña y el resto de España, así como cuestiones como el reparto de los límites de déficit, el grado de cumplimiento del Estatut o bien la conveniencia de “desjudicializar” la relación política entre la Generalitat y el Gobierno central.

Será la primera reunión entre ambos desde que Puigdemont tomó posesión como presidente de la Generalitat el pasado 12 de enero tras el acuerdo al que llegaron Junts pel Sí y la CUP poco antes de que concluyera el plazo límite para convocar unas nuevas elecciones en Cataluña y que descabalgó a Artur Mas. EFE