martes, 22 septiembre 2020 13:52

“Nerdland” y “Bad Rap”, dos retratos sobre juventud estadounidense en Tribeca

Lara Malvesí

Nueva York, 16 abr (EFE).- El festival de Tribeca presentó hoy la cinta de animación gamberra “Nerdland”, de Chris Prynoski (“Daria”, “Beavis and Butthead”), y el documental “Bad Rap”, dos retratos de las luces y sombras de la juventud estadounidense, la búsqueda de identidades y la cultura pop.

En “Nerdland” dos jóvenes en torno a la treintena están dispuestos a hacer lo que sea con tal de conseguir sus cinco minutos de fama y atraer la atención de dos chicas obsesionadas con la notoriedad en las redes sociales.

“La cinta muestra una sociedad sin valores, con jóvenes cuyo único interés es la fama, por la que están dispuestos a hacer cualquier cosa”, explicó el director en una entrevista a Efe.

Pese a la seriedad del asunto, el cineasta de Nueva Jersey dijo que “más que hacer una denuncia” lo que pretendía con esta sátira sobre la sociedad moderna es “conseguir que el espectador al ver la película piense: 'Oh, no, eso es cierto, me veo reflejado'”.

“Parece muy exagerado, pero en realidad solo hemos puesto un espejo enfrente de muchas personas”, añadió el veterano animador, acostumbrado a que sus historias políticamente incorrectas reciban la calificación “R” (no apta para menores de 17 años salvo que estén acompañados de un adulto) en Estados Unidos.

Muestra de la ironía de la película es la representación del uso de las redes sociales, que cada vez que aparecen en la historia lo hacen mientras suena una música de terror con sintetizadores al estilo “ochentero” de John Carpenter. Detrás de la banda sonora de “Nerdland está la banda Night Club.

Paul Rudd y Patton Oswalt ponen las voces a los protagonistas en esta cinta, con diseños producidos en el estudio de Prynoski, “Titmouse”.

Por otro lado, recibió grandes halagos el documental de Salima Koroma “Bad Rap”, sobre las dificultades de los raperos asiáticos para ser tomados en serio.

“Una historia que trasciende el hip hop para hablar de convivencia racial y de la tolerancia con la que en los medios de comunicación se bromea sobre cualquier cosa asiática sin remilgos”, explicó en una entrevista a Efe la propia Koroma, afroamericana.

En el documental dan su testimonio raperos de raíces asiáticas, aunque ya nacidos en Estados Unidos, como “Dumbfouddead” o “Awkwafina”, cansados de que se les considere “raperos asiáticos” en vez de simplemente “raperos”.

La cinta muestra cómo en las “batallas” o competiciones entre raperos abundan las sátiras contra los asiáticos hasta el límite del insulto, “un tipo de bromas impensables hacia por ejemplo una persona de color”, señaló la directora.

“Existe un racismo tolerado en los medios. Los asiáticos desde los tiempos de Bugs Bunny, pasando por Mickey Rooney en 'Desayuno con diamantes', siempre han sido como el alivio cómico de la cultura popular”, explicó Koroma, que se interesó por primera vez sobre el tema cuando era estudiante de la universidad de Columbia (Nueva York).

Koroma apuntó que a diferencia de los afroamericanos, los asiáticos que viven en Estados Unidos se han preocupado menos hasta ahora por sus derechos y su imagen en los medios porque su prioridad pasaba por trabajar y ganar un futuro para sus hijos.

“Pero ahora los hijos y nietos que ya son plenamente estadounidenses y no están dispuestos a aguantar eso y van a alzar la voz más y más”, apuntó.

En “Bad Rap” se adivina otro asunto sobre el que Koroma dijo no descartar realizar otro documental, el de los raperos latinos, una comunidad “que tiene que luchar también contra estereotipos, aunque distintos”.

“Mientras que para los asiáticos mostrarse masculinos y hacerse respetar como 'machos' es tarea difícil, los latinos tienen que luchar contra esa imagen de hipermasculinidad”, explicó Koroma, que recordó que en el nacimiento del hip hop en El Bronx de Nueva York además de afroamericanos también jugaron un importante papel los hispanos.

En esta jornada en el cinéfilo festival neoyorquino también se presentarán “Bugs”, de Andreas Johnsen; “Dean”, de Demetri Martin; “Folk Hero and Funny Guy”, de Jeff Grace, y “The Ticket” de Ido Fluk, entre otras. EFE

lmi/mvs/cmm