Compartir

Ginebra, 14 abr (EFE).- El enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, reconoció hoy que el grupo de países que apoyan las negociaciones de paz para Siria, encabezados por Rusia y Estados Unidos, están “frustrados” por los pocos avances en el suministro de ayuda humanitaria a los civiles en la última semana.

“No voy a negar que todos estamos decepcionados, diría frustrados, por la falta de nuevos convoyes a algunas áreas sitiadas”, declaró De Mistura a los periodistas después de presidir una reunión con el citado grupo de países.

Precisó que los civiles que se encuentran en tres localidades sitiadas por fuerzas gubernamentales, y a las que la ONU lleva semanas pidiendo acceso, siguen aisladas de cualquier tipo de ayuda.

“Tenemos que asumir que no hemos podido alcanzar Duma, Daraya y Harasta oriental. Y tenemos que hacer más en Moadamyia, Zabadani, Kefraya y Fua”, especificó el mediador.

Dicho esto, aclaró que la ONU ha logrado mucho en los últimos tres meses, en los que ha logrado entregar comida a 450.725 personas no sólo en áreas sitiadas sino en las denominadas “zonas de difícil acceso”.

Un aspecto del que se congratuló el diplomático es que esta semana la ONU ha logrado finalmente entregar ayuda a la población de Deir al Zur, que no había recibido ninguna asistencia desde hace 24 meses.

Desde el domingo, la ONU ha realizado tres lanzamientos desde aviones que volaban a alta altitud de 26 palés cada uno, y a excepción de cuatro que se perdieron el primer día, el resto han sido recibidos con éxito por la Media Luna Siria (SARC), que los ha distribuido entre la población.

La zona cuenta con 200.000 habitantes y se encuentra bajo sitio del grupo yihadista Estado Islámico.

El mediador puntualizó que los próximos palés que se lancen no sólo contendrán comida sino materiales médicos.

Precisamente, De Mistura se refirió al hecho de que, hasta la fecha, el régimen no ha autorizado la distribución de material médico y de medicamentos, con lo que los convoyes fletados por la ONU no han podido distribuir estos elementos.

El mediador dijo que pidió a las autoridades en Damasco que autorizara dichos materiales, e informó que el régimen ha respondido diciendo que los autorizará a excepción “del material quirúrgico, los medicamentos contra la diarrea, y las pastillas contra la ansiedad”.

Otro punto negativo revelado por De Mistura fue que no se ha podido llevar a cabo la evacuación de unos 500 enfermos de las localidades sitiadas de Madaya, Zabadani, Fua y Kefraya.

“El Gobierno puso la condición de que las evacuaciones fueran recíprocas, es decir una persona de una zona sitiada por el régimen por una de una zona sitiada por la oposición. Pero como esto no funciona así, pues yo sugerí la posibilidad de hacer esta paridad pero a posteriori, si se evacúa una persona de un lado, en el futuro deberá permitirse la evacuación de otra de otra zona controlada por la otra parte”.

“Aunque hay que recordar que la evacuación de enfermos y heridos debería ser un deber y no una negociación”, subrayó.

Asimismo, el mediador avanzó que la planeada y varias veces pospuesta masiva vacunación de niños sirios está ahora prevista para el próximo 24 de abril. EFE