Compartir

Madrid, 14 abr (EFE).- Los grupos bancarios que operan en España obtuvieron un beneficio neto conjunto de 10.389 millones de euros en 2015, un 5,6 % más que el año anterior, gracias a las menores necesidades de provisiones y saneamientos y a la estabilidad de los márgenes de negocio, pese a los bajos tipos de interés.

En rueda de prensa para presentar estas cuentas, el presidente de la patronal bancaria española (AEB), José María Roldán, ha explicado hoy que estos resultados se han obtenido en un entorno en el que la crisis se ha ido quedando atrás, pero en el que la banca tiene que adaptarse a un nuevo ambiente como los bajos tipos de interés, o la digitalización.

Según explica la AEB, el balance agregado de estos bancos creció el 9,2 % y sumó 2,6 billones de euros, debido en gran parte a la incorporación de nuevas entidades a las cuentas consolidadas después de las adquisiciones realizadas por entidades de la asociación.

Este incremento del balance se reflejó en el volumen de créditos y depósitos de la clientela, que aumentó en unos 150.000 millones de euros en ambos casos.

En el caso del crédito, la inversión crediticia total aumentó el 10,3 % en 2015 en comparación interanual y alcanzó los 1,6 billones, al mismo tiempo que la morosidad de la cartera mejoró en un punto porcentual y se situó en el 6,2 %, con una cobertura para insolvencias del 64 %. EFE

ala-mtd/ltm

(foto)(vídeo)(infografía)