Compartir

Londres, 12 abr (EFE).- El barril de crudo Brent para entrega en junio cerró hoy en el mercado de futuros de Londres en 44,69 dólares, un 4,26 % más que al final de la sesión anterior y su nivel más alto en 2016.

El petróleo del mar del Norte, de referencia en Europa, terminó la jornada en el International Exchange Futures con un avance de 1,83 dólares respecto a la última negociación, cuando acabó en 42,86 dólares.

Desde el mínimo cercano a los 27 dólares que registró en febrero, el crudo europeo ha recuperado cerca de un 65 % de su valor ante las expectativas de que algunos de los principales productores mundiales estén dispuestos a tomar medidas para congelar las extracciones.

El incremento de hoy se produjo después de que Riad y Moscú anunciaran un principio de acuerdo en ese sentido, que animó las expectativas entre los inversores sobre un pacto definitivo el próximo domingo en la reunión prevista en Doha.

Ambos productores se han mostrado dispuestos a limitar su producción y han asegurado que la negativa de Irán a sumarse al acuerdo, el principal escollo que veían los analistas de cara el éxito de Doha, no influirá en su plan conjunto.

Teherán ha comenzado a aumentar paulatinamente su producción desde que a principios de año se levantaron las sanciones internacionales por su programa nuclear y ha insistido en las últimas semanas en que no renunciará a recuperar su nivel de bombeo.

Los mercados esperan que los principales productores tomen medidas para acabar con el escenario de exceso de oferta que ha desplomado los precios desde el verano de 2014, cuando el barril de crudo Brent sobrepasaba los 110 dólares.

El acercamiento entre Arabia Saudí y Rusia se ha interpretado como un paso en esa dirección, a pesar de que Moscú ha confirmado que su producción en 2016 será superior a la de 2015.

Moscú y algunos de los socios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), encabezados por Riad, aspiran a congelar la producción en niveles de enero, cuando ya estaban extrayendo en niveles récord.

Según los analistas, los bajos precios del petróleo que se han mantenido durante los últimos meses han golpeado a industrias como la del esquisto estadounidense, lo que ha reducido las extracciones en Norteamérica, entre otros lugares. EFE