Compartir

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado que su grupo buscará el respaldo necesario para lograr que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, explique en el Congreso si defiende al ministro de Industria, José Manuel Soria, tras aparecer en los papeles de Panamá.

En rueda de prensa en el Congreso, después de que el titular de Industria haya negado cualquier implicación en sociedades encubiertas en Panamá, Rivera ha considerado que sería “mejor para todos” que el jefe del Gobierno en funciones acudiera voluntariamente al pleno del Congreso para aclarar este asunto.

Pretende Rivera que Rajoy informe sobre qué está haciendo el Gobierno respecto a los papeles de Panamá, sobre la amnistía fiscal y si está dispuesto a cambiar el estatus para que España considere a este país como “paraíso fiscal” y se investiguen aquellos casos que no se pueden indagar por el convenio suscrito con Panamá en 2013.

Esta solicitud de comparecencia en pleno del jefe del Gobierno exige de la firma de al menos 70 diputados o de dos grupos parlamentarios, y como Ciudadanos sólo tiene 40 escaños, Rivera ha explicado que buscará el respaldo de otros grupos para cumplir las exigencias reglamentarias necesarias, porque aunque Rajoy esté en funciones, la Cámara no lo está, “sino funcionando”, ha dicho.

Ha recordado que fue Mariano Rajoy quien nombró ministro a José Manuel Soria y por tanto a su entender es quien debe aclarar si lo va a mantener en el Gabinete tras el caso de los papeles de Panamá y también si “defiende” lo que ha manifestado el ministro.

En cualquier caso, Albert Rivera ha aclarado que esta exigencia de comparecencia sobre el presidente no es condición para sentarse a hablar con el PP y buscar una salida a la situación política antes de que el 27 de abril se agote el tiempo para llegar a un acuerdo que permita investir presidente del Gobierno.

En este sentido, ha aseverado que aunque sólo queden dos semanas “no hay nada imposible”, y Ciudadanos seguirá trabajando hasta el último momento para buscar ese pacto que permita garantizar una investidura y evitar la repetición de las elecciones, algo para lo que a su juicio sólo hacer falta “voluntad política”.

Eso sí, Rivera ha advertido de que su partido no está dispuesto a sentarse únicamente para “visualizar desencuentros” entre las formaciones políticas y convertir una mesa de trabajo para la gobernabilidad de España en un acto de precampaña. También ha dejado claro que no se trata de negociar “sillas o vicepresidencias”, sino de buscar un “contenido común”.

En todo caso, y si “nadie llama”, Albert Rivera se ha mostrado dispuesto a “levantar el teléfono” cuando haga falta para intentar que los equipos de negociación del PP y del PSOE se sienten a negociar, algo que según ha recordado lleva haciendo desde hace cuatro meses “aguantando críticas por izquierda y derecha”.