Compartir

Sevilla, 11 abr (EFE).- El empresario y exconsejero socialista Ángel Ojeda, principal implicado en el presunto fraude de los cursos de formación, ha reducido todo lo ocurrido entre sus empresas y la Junta de Andalucía a “irregularidades administrativas, ni siquiera contables”, y se ha negado contestar a las preguntas del PP-A.

En una intensa comparecencia ante la comisión de investigación, Ángel Ojeda ha rechazado en cada una de las preguntas que las actuaciones de su entramado de empresas haya incurrido en fraude o se haya beneficiado con los cursos de formación e incluso ha llegado a sostener que la Junta le “debe dinero” del pago de las subvenciones.

“Todo ha sido legal y normal, de acuerdo a las resoluciones y controles de la Junta. Por mucho que se busque todo estaba controlado, justificado y pagado”, ha aseverado Ojeda, que se ha negado a responder las preguntas de la diputada del PP-A Teresa Ruiz Sillero.

El exconsejero ha justificado su negativa en una querella por “difamación” puesta por su cuñada y ex directora general de Formación para el Empleo, Teresa Florido, contra una dirigente popular (Ana Mestre) que -según dijo- fue “asesorada” por Ruiz Sillero y que ha sido condenada por la justicia. EFE

fju-ebg/avl