Compartir

Barcelona, 10 abr (EFE).- ICV se ha marcado como objetivo confluir con el partido de Ada Colau, BComú, y con Podemos para construir el “gran partido” de la izquierda con la “voluntad de ganar” las próximas elecciones catalanas, y reivindica sin fisuras un referéndum como la “única vía” para solucionar el encaje de Cataluña.

La undécima Asamblea Nacional de ICV, celebrada este fin de semana, ha renovado sus órganos de dirección y ha aprobado su ponencia política que marca la hoja de ruta para los próximos cuatro años, en la que se apuesta sin ambages por el referéndum para solucionar el encaje de Cataluña y por la confluencia de las izquierdas con vistas a ganar las catalanas.

Durante su intervención en la Asamblea Nacional, los nuevos líderes del partido Marta Ribas y David Cid han afirmado que tienen la “responsabilidad” y la “ambición compartida” con Pablo Iglesias y Ada Colau de confluir para ganar las elecciones catalanas, y han llamado a “cargarnos de energías” para hacer posible el “cambio”, que pasa primero por construir el “gran partido” de la izquierda.

Ribas ha señalado que faltan “quince meses” para las elecciones catalanas, de acuerdo con la hoja de ruta del Govern, de Junts pel Sí y la CUP, que prevé culminar el proceso independentista en dieciocho meses, un periodo de tiempo para “cargarnos de energías” y poder así “cambiar la realidad”.

En este sentido, la líder de ICV ha asegurado que tienen la “responsabilidad” y la “ambición compartida” con “mucha gente”, con Pablo Iglesias (Podemos), con Ada Colau (alcaldesa de Barcelona), EUiA, Equo…de confluir las izquierdas”, con la “voluntad de ganar” las próximas elecciones catalanas para hacer posible “este cambio”.

David Cid, por su parte, ha resaltado que se tiene una “oportunidad histórica”, que no hay que “desaprovechar”, de construir el “gran partido” de la izquierda catalana, para que haya un gobierno al “servicio de la gente y no al servicio del proceso de refundación de CDC”.

“Queremos pasar de condicionar gobiernos a liderar gobiernos”, ha clamado Cid ante los asistentes a la Asamblea Nacional, que ha acordado confluir de forma “estable” más allá de las coaliciones electorales para ser “hegemónicos” en Cataluña, si bien el documento político omite el término partido político -había una enmienda en este sentido que ha sido rechazada- que sustituye por el de “cooperativa política”, una especie de “nuevo PSUC del siglo XXI”.

La undécima Asamblea Nacional de ICV ha aprobado con el 87,5 % de los votos la renovación de sus órganos de dirección, en la que además de los colíderes Marta Ribas y David Cid, el portavoz Ernest Urtasun se erige como uno de los hombres fuertes de la formación ecosocialista, ya que será el encargado de negociar con BComú y Podem la construcción de ese nuevo sujeto político, una tarea que no es menor.

La nueva dirección, en la que Joan Herrera y Dolors Camats siguen como miembros de su comisión tras ceder el liderazgo, tiene un perfil continuista, aunque también renovado y municipalista, ya que se incorporan 18 nuevas caras procedentes de la órbita de los nuevos líderes, junto a la de destacados miembros como Joan Coscubiela, Josep Vendrell, Jaume Bosch o Laia Ortiz.

Durante la Asamblea, se ha aprobado también con el 97 % de los votos el documento político de ICV, en el que además de la confluencia se reivindica el referéndum como la “única vía” para solucionar al encaje de Cataluña en España.

En este ámbito, los ecosocialistas proponen impulsar un 'Acuerdo Nacional' por el referéndum, un espacio “más amplio y renovado” del anterior Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, que incluya a nuevos actores políticos, así como al sector soberanista del PSC, tras la “renuncia” de este partido a una consulta legal y acordada con el Estado. EFE

sg/fl/agc