Compartir

Panamá, 8 abr (EFE).- El Canal ampliado de Panamá iniciará su operación comercial el próximo 27 de junio, un día después de su inauguración, con una restricción al calado de los buques debido a la sequía que azota al país por el fenómeno de El Niño.

“El 27 de junio estaríamos empezando lo que sería la operación normal, entonces estaríamos ya cobrando (peaje) en esta parte” de la vía interoceánica, anunció el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano.

Desde ese día se podrá “ofrecer 41 pies (12,5 metros)de calado en las nuevas esclusas y en los nuevos cauces, que es menos de los 50 (pies, 15,5 metros) que vamos a poder ofrecer cuando tengamos los lagos en niveles normales”, añadió Quijano.

El Canal de Panamá se alimenta de los lagos artificiales Gatún y Alhajuela, que registran actualmente niveles históricamente bajos y se espera continúen descendiendo, ha dicho la administración de la vía por la que pasa el 6 % del comercio mundial.

Quijano reveló este viernes que “para el día 29 de abril” próximo se anunciará una “nueva restricción” al calado de buques, “de otras seis pulgadas” o 15 centímetros, en los cauces de la vía operativa desde 1914.

Se sumará a una anunciada el pasado marzo, que entrará en vigor el día 18 de este mes. Los lagos Gatún y Alhajuela “siguen bajando”, por lo que parece imposible “evitar” las restricciones al calado de buques, sostuvo Quijano.

“De allí pronosticamos que la máxima restricción de calado que vamos a tener en el actual canal sería de dos pies” o 61 centímetros, añadió el administrador.

La ACP ha precisado que a partir del próximo día 18 “el calado máximo permitido será de 11,89 metros (39,0 pies) en agua dulce tropical”, y que la medida es “temporal y preventiva”.

Las restricciones de calado, ha dicho el ente, “se llevarán a cabo de forma decreciente, 15 centímetros (seis pulgadas) con cada restricción anunciada al menos con cuatro semanas de antelación”.

Panamá atraviesa por la peor sequía en 100 años a causa de El Niño, alertaba ya en enero pasado el vicepresidente ejecutivo de Ambiente, Agua y Energía de la ACP, Carlos Vargas.

En ese marco será inaugurada el próximo 26 de junio la ampliación del Canal de Panamá, cuyo principal proyecto, el juego de las nuevas esclusas, es ejecutado por el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), que lidera la española Sacyr junto a Salini Impregilo (Italia), Jan de Nul (Bélgica) y CUSA (Panamá).

Las autoridades panameñas han anunciado un gran acto protocolario al que han sido invitados jefes de Estado y de Gobierno de decenas de países, incluidos el estadounidense, Barack Obama; y el chino, Xi Jinping.

El pasado 23 de marzo se informó de que un buque pasará por el ensanche el 26 de junio, lo que será presenciado por los invitados de honor y por el pueblo panameño, que ha sido invitado a observar el evento en lugares públicos de todo el país.

Quijano dijo hoy que las obras de la ampliación se encuentran en “el 98 %. Ya se han hecho pruebas de 20 ciclos” de las monumentales compuertas, así como “dragados de retoque para asegurar el paso de busques” Neopanamax, con capacidad de carga del triple de los actuales.

Aclaró que durante “los primeros años” de funcionamiento de la ampliación “el principal ingreso va a venir de las esclusas” centenarias, que actualmente producen “2.600 millones de dólares en ingresos”.

Los nuevos peajes del Canal de Panamá entraron en vigor el pasado 1 de abril, incluidos los que se cobrarán a los Neopanamax.

La ampliación, que consiste en un tercer carril en la vía interoceánica, tiene un coste global inicial de 5.250 millones de dólares.

El proyecto de las nuevas esclusas se firmó en 2009 por 3.118 millones de dólares, pero el GUPC ha presentado reclamaciones por 3.600 millones de dólares a la ACP, que ha rechazado la mayoría. EFE

gf/ev/cd