Compartir

Barcelona, 8 abr (EFE).- El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha asegurado hoy al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que su formación cumplirá con su palabra y seguirá defendiendo el referéndum, a lo que el dirigente catalán le ha respondido que no “dé marcha atrás”.

Puigdemont se ha reunido con Iglessias en el Palau de la Generalitat durante algo más de hora y media, como ya hiciera hace unos días con el secretario del PSOE, Pedro Sánchez y como está previsto que hará la próxima semana con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera.

Las negociaciones para la formación de Gobierno y la situación de Cataluña, en la que Iglesias ha defendido la vía del referéndum frente al proceso “unilateral” del Govern, han centrado la cita, que, según Iglesias, se ha desarrollado en un tono “cordial”.

En rueda de prensa tras el encuentro, el líder de Podemos ha explicado que le ha transmitido al presidente catalán que su partido es “coherente” y cumple con su “palabra”, por lo que “seguirá – ha dicho- defendiendo un referéndum para Cataluña como la mejor solución política ante el bloqueo” actual.

Iglesias ha subrayado que su formación no es partidaria de la independencia, si bien aceptaría un resultado en ese sentido en caso de celebrarse un referéndum, y sí en cambio ha defendido un “nuevo encaje” dentro de una España plurinacional, en un “país de países”, que reconozca a Cataluña como nación.

Frente a esta defensa del referéndum, Puigdemont le ha comunicado a Iglesias que el Govern se mantendrá “firme” en la aplicación de la hoja de ruta soberanista de Junts pel Sí, aunque le ha pedido que no dé “marcha atrás” en su propuesta de una consulta legal en Cataluña, según ha explicado en un rueda de prensa posterior la consellera de Presidencia y portavoz del ejecutivo catalán, Neus Munté.

No obstante, Munté ha precisado que el presidente de la Generalitat le ha manifestado a Iglesias que está “dispuesto a sentarse a hablar si hay un escenario diferente” en España.

Iglesias, en este punto, ha expresado su convicción de que un gobierno “progresista” facilitaría el diálogo con el Govern de Cataluña y abriría la puerta a un posible acuerdo para la celebración de una consulta legal.

Iglesias y Puigdemont no han entrado en detalles sobre la celebración de un hipotético referéndum, como cuál sería la pregunta, dado que este primer encuentro, han explicado, no era para “negociar” sino “protocolario y de cortesía”, y ambos se han emplazado a volver a reunirse más adelante, cuando se aclare la situación política en España.

Tras las reuniones con Sánchez, Iglesias y la prevista con Rivera, la consellera ha asegurado que Puigdemont sigue dispuesto a verse con el presidente del Gobierno en funciones y líder del PP, Mariano Rajoy, siempre en el caso de que éste “lo solicitara”.

“Sabemos que mañana estará en Cataluña (en un acto del PP), pero no tenemos ninguna petición ni nos consta ningún interés. Hasta ahora no hemos recibido ningún síntoma de que Rajoy quiera tener este encuentro”, ha añadido la portavoz del ejecutivo catalán.

Una situación que, por su parte, Iglesias ha tildado de “anormalidad institucional”, por lo que ha abogado por “normalizar” las relaciones institucionales y políticas, más allá de las diferencias, e incluso ha aconsejado a Rajoy “coger el teléfono, y llamar, cuando uno tiene una responsabilidad tan importante”.

El tono cordial entre ambas partes se ha visualizado desde el inicio de la reunión, cuando Puigdemont le ha regalado y dedicado al líder de Podemos un cómic sobre el fundador del Partido Obrero de Unificación Marxista (POUM), Andreu Nin.

“Para Pablo, como agradecimiento para que conozca mejor la biografía de alguien que expresó muy bien el compromiso del obrerismo catalán en la lucha por los derechos nacionales como indisociables del proyecto social”, se lee en la dedicatoria de Puigdemont en la primera página del libro “Andreu Nin, siguiendo tus pasos”.

Incluso en un momento de la reunión, ambos dirigentes, como ha explicado posteriormente Iglesias, han bromeado sobre los comentarios humorísticos que suscitan sus peinados respectivos. EFE

sg-jfc-acl/fl/jc