Compartir

Lucía Leal

Washington, 4 abr (EFE).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, conversaron hoy sobre el papel de la alianza transatlántica en la lucha contra el yihadista Estado Islámico (EI) y los esfuerzos para estabilizar Libia.

Stoltenberg visitó Washington en un momento en que la OTAN genera titulares en la campaña electoral estadounidense a raíz de las declaraciones del aspirante presidencial republicano Donald Trump, que ha tachado de “obsoleta” esa organización y ha abogado por reducir el papel de Estados Unidos en ella.

Ni Obama ni Stoltenberg mencionaron en público las palabras de Trump, y el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, dijo a los periodistas que le “sorprendería” si los “desatinados” comentarios del magnate hubieran centrado una parte importante de la conversación privada.

Pero Obama quiso reafirmar la vigencia de la alianza con la OTAN, al asegurar que la organización “sigue siendo el eje central, la piedra angular de la defensa colectiva” de EEUU y Europa y de la política de seguridad estadounidense.

Por su parte, el titular de la OTAN dijo que la organización “es más importante que nunca porque ha tenido que adaptarse a un mundo más peligroso” y se está haciendo a ese cambiante entorno con “el mayor refuerzo de la defensa colectiva desde el final de la Guerra Fría”.

Con los atentados en Bruselas del 22 de marzo aún recientes, Obama destacó “la importancia de mantenerse enfocados en el EI y combatir el terrorismo que se ha filtrado en Europa y en el resto del mundo”.

Stoltenberg coincidió en que el terrorismo afecta a todo el mundo, “desde Bruselas a San Bernardino” (California), donde dos presuntos seguidores del EI mataron a 14 personas en diciembre, y aseguró que “todos los aliados de la OTAN contribuyen a los esfuerzos liderados por EEUU para degradar y destruir al EI”.

“La semana pasada empezamos a entrenar a oficiales iraquíes, y seguiremos apoyando los esfuerzos de Estados Unidos y otros países para luchar contra el EI”, aseguró el titular de la organización.

El secretario estadounidense de Defensa, Ashton Carter, dijo en febrero que la OTAN exploraba la posibilidad de unirse en tanto que organización a la coalición internacional contra el EI que lidera Estados Unidos, pero Stoltenberg no hizo hoy ningún comentario al respecto.

Obama indicó que “una de las funciones más importantes que la OTAN está desempeñando y puede seguir desempeñando es la ayuda en el proceso de entrenamiento y asistencia a las tropas en Irak, Jordania y muchas de las áreas en la región” que combaten al EI.

“Seguimos cooperando sobre la posibilidad de operaciones en áreas como Libia, donde está empezando a formarse un Gobierno y creo que podemos proporcionar una ayuda enorme a la hora de estabilizar esos países”, sostuvo el mandatario estadounidense.

Mientras, Stoltenberg reiteró que la OTAN “está dispuesta a proporcionar apoyo al nuevo Gobierno” de unidad en Libia si así lo solicitan.

Ambos conversaron también sobre la crisis de refugiados sirios y de otros países que afecta a toda Europa y, al respecto, Obama destacó la necesidad de afrontar ese flujo de inmigrantes de forma “humana y considerada”.

Hablaron, además, sobre su apoyo conjunto al Gobierno de Ucrania en la crisis que vive ese país, pero ambos enfatizaron que tratan de dialogar con Rusia para encontrar una solución al conflicto.

La misión en Afganistán y los preparativos para la cumbre de la OTAN que se celebrará en Varsovia el 8 y el 9 de julio centraron el resto de la conversación, y Obama recordó que quiere aumentar la presencia militar estadounidense en Europa.

El mandatario estadounidense ha incluido en su plan presupuestario para el próximo año fiscal una solicitud al Congreso para “cuadruplicar los recursos” que EEUU gasta en Europa, con 3.400 millones de dólares.

La mitad de esos recursos se dedicarían a posicionar equipos pesados (como tanques, vehículos de combate tipo Bradley o una brigada de artillería mecanizada) para entre 15.000 y 20.000 tropas en países de Europa occidental. EFE

llb/afs/acm