Quantcast

Armenia propone el cese de las hostilidades en Nagorno Karabaj

Tiflis, 4 abr (EFE).- El presidente de Armenia, Serge Sargsián, propuso hoy el cese de las hostilidades con Azerbaiyán por el control del enclave de Nagorno Karabaj, aunque condicionado a que todos los bandos regresen a sus posiciones iniciales.

“Armenia y Nagorno Karabaj abogan por el cese de las acciones militares y el restablecimiento del alto el fuego de 1994 y también el retorno de todas las unidades militares a las posiciones que ocupaban antes del 1 de abril de 2016”, dijo Sargsián, según informó la Presidencia armenia.

De lo contrario, advirtió, “una mayor escalada de las acciones militares puede acarrear consecuencias imprevisibles e irreversibles, incluido una guerra a gran escala”.

“Esto, naturalmente, influirá en la seguridad y estabilidad no sólo del Cáucaso Sur, sino de toda la región europea”, aseguró durante la reunión que mantuvo en Ereván con los embajadores de la OSCE.

Sargsián se mostró dispuesto a hacer “concesiones”, pero destacó que el conflicto radica en que “nadie puede obligar a un pueblo (Nagorno Karabaj) a vivir en el marco de otro Estado (Azerbaiyán) que no refleja los valores y aspiraciones de esa nación”

“Azerbaiyán debe abrir negociaciones directas con las autoridades del Karabaj, independientemente de si le gustan o no”, destacó, sobre el territorio montañoso cuya soberanía enfrenta a ambos países desde 1988.

Azerbaiyán, que suspendió unilateralmente las acciones militares el domingo, aunque prosiguen los combates en la zona, se niega a ceder los puntos estratégicos de Nagorno Karabaj que retomó el sábado.

La toma de esas cinco colinas y dos localidades, que las unidades militares azerbaiyanas reconquistaron tras el estallido el sábado de los combates más cruentos desde la entrada en vigor del alto el fuego en 1994, permitió al presidente de Azerbaiyán, Ilham Alíev, clamar victoria.

“Logramos una gran victoria militar. Si los soldados armenios no quieren morir, entonces que se vayan de suelo azerbaiyano. Nosotros no hemos capturado territorio ajeno”, dijo, en alusión al Karabaj y a la franja de seguridad controlada por fuerzas armenias desde el fin de la guerra (1992-94) que causó más de 25.000 muertos.

En cambio, Sargsián ridiculizó el éxito militar azerbaiyano y explicó que el enemigo únicamente había tomado un par de parcelas en el norte y sur de la frontera del Karabaj, “de unos 200-300 metros, perdiendo un hombre por cada metro”.

Además, advirtió contra la posible participación de la vecina Turquía, con la que Armenia no mantiene relaciones diplomáticas, en el proceso de arreglo del conflicto.

“Turquía fue el único país que expresó un apoyo incondicional a la aventura azerbaiyana”, recordó.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogán, aseguró el fin de semana que su país apoyará “hasta el final” a Azerbaiyán y criticó el papel de los países mediadores, motivo por el que Ereván le acusó de alentar los agresivos planes militares de Bakú.

El actual conflicto estalló cuando la entonces región autónoma azerbaiyana de Nagorno Karabaj, de población mayoritariamente armenia, pidió en 1988 su incorporación en la República Soviética de Armenia, lo que desembocó en repentinos brotes de violencia étnica.EFE

Comentarios de Facebook